graciasportadadefesq

Mujeres, hombres y cintas de Pilates

En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este post. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa entre un profesor de edad madura y una de sus alumnas, que evidentemente mantiene una relación sentimental con él. 

Contigo en la ópera

Desde que Richard Gere invitó a Julia Roberts a ir a la ópera, con regalo de vestido rojo, superfashion, incluido, contemplar La Bohème desde un palco del Metropolitan Opera House –el MET para entendernos– es uno de los sueños de las it girls, incluso de las chicas de tallas superior a la cuarenta. Claro que esa sesión de música tiene que darse acompañada de un tipo bien vestido, elegante, a ser posible con una envidiable posición económica y guapo a rabiar…



Hasta los partidarios de Nicolas Cage se encuentran a menudo pensando en cómo brotan de él los excesos. En realidad, gran parte del metraje de Ghost Rider: Espíritu de venganza consiste en eso. Me refiero al hecho de que nos hallamos ante una película de superhéroes tan abrumadora, pueril, prescindible y desvergonzada como los gestos de su protagonista.

Nicolas Cage vuelve como Ghost Rider en una nueva y valiente visión del clásico personaje de Marvel Comics en Ghost Rider: Espíritu de venganza. La película está dirigida por los directores Neveldine y Taylor (Mark Neveldine y Brian Taylor) quienes se han labrado un lugar especial entre el público de culto con cintas como Crank: Veneno en la sangre y Gamer.

"Bajo amenaza" (Joel Schumacher, 2011)



Bajo amenaza está dirigida por Joel Schumacher a partir de un guión de Karl Gajdusek. Sus protagonistas son Nicolas Cage y Nicole Kidman, que demuestran su talento en este thriller en el que un grupo de brutales criminales toma como rehenes a una pareja con intención de dar un gran golpe.



Roy (Nicolas Cage) y a Frank (Sam Rockwell) son una pareja de profesionales del timo de poca monta. Timadores. Estafadores. Embaucadores. Elijan el nombre que quieran.



Shakesperiana, extravagante, sensual, violenta, divertida... Corazón Salvaje es, sin duda, una de las mejores películas del genial director David Lynch. Inspirada por la novela de Barry Gifford y con una banda sonora compuesta por Angelo Baladamenti, es una obra maestra imprescindible.



En 1999, mientras el guionista Charlie Kaufman veía cómo su guión Cómo ser John Makovich era llevado a la pantalla por Spike Jonze, el director Jonathan Demme y el productor Ed Saxon le encargaban adaptar El ladrón de orquídeas, un libro de gran éxito basado en la vida real y escrito por la escritora del New Yorker Susan Orlean.


Al margen de la opinión que merezcan sus películas, Nicolas Cage es uno de esos intérpretes a quienes les atraen sin remedio los géneros populares. Habría que buscar una definición más exacta de qué rayos es eso que se llama Serie Z, cine grindhouse o exploitation film para abarcar debidamente el tono profesional de este actor inimitable.



“Creo que Ghost Rider es una de las mitologías más únicas en el universo del cómic”, dice Nicolas Cage, que da vida al personaje clásico de los cómics de Marvel en Ghost Rider, de Columbia Pictures.