graciasportadadefesq

Tras la temporada cinematográfica estival, con los estrenos de enormes superproducciones, llega lo que se suele denominar temporada de Halloween, que ocupa el comienzo del otoño. Son semanas en las que se suelen estrenar entregas de franquicias populares del cine de terror. Producciones en las que la relación entre el modesto presupuesto y la jugosa recaudación es el sueño de cualquier contable.

O una gárgola voladora, o un monstruo semihumano o diablos encarnados. En Yo, Frankenstein encontramos de todo, surtido variado, dentro de un relato que –ay– reúne tantos tópicos que a uno le cuesta encontrar ambiciones creativas por parte de Stuart Beattie o del resto del equipo.



Con una caracterización increíble y una actuación llena de fuerza, el actor Viggo Mortensen interpreta a Aragorn en El Señor de los Anillos. Mortensen aúna tanto la visión del personaje literario que tenía J.R.R. Tolkien con la visión cinematográfica que Peter Jackson buscaba.



Ocho años después de que Peter Jackson decidiese llevar El Señor de los Anillos a la gran pantalla, su ambicioso sueño se ha visto realizado.



Desde la publicación del primer volumen en 1954, la trilogía de El Señor de los Anillos ha influido profundamente en varias generaciones de lectores que han visto en ella el máximo exponente de las fábulas que reflejan las confrontaciones entre el bien y el mal.



El director Peter Jackson y su equipo no sólo han conseguido recrear la Tierra Media físicamente hablando, sino que también han diseñado todo un universo digital para llevar a cabo la Trilogía de El Señor de los Anillos.



En nuestro mundo, cada cultura se diferencia por su vestuario y su apariencia física. En la Tierra Media no es diferente. Al tener que vestir a un mundo entero, la diseñadora de vestuario Ngila Dickson se enfrentó a uno de los mayores retos de su vida.



A decir verdad, hasta ahora la Tierra Media de Tolkien sólo había existido en la imaginación de los lectores y en las detalladas ilustraciones de las novelas.



Peter Jackson llevaba tiempo pensando que El Señor de los Anillos estaba preparado para ser adaptado cinematográficamente, pero que hacerlo con justicia supondría la producción más ambiciosa de la historia del cine.

El Señor de los Anillos: el libro del siglo

Un anillo para gobernarlos a todos. Un anillo para encontrarlos. Un anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas.