Trestesauros500

Crítica: "Viudas" (Steve McQueen, 2018)

Este film del director Steve McQueen (nunca nos acostumbraremos a que se llame como la legendaria estrella) se basa en un concepto muy sencillo: las viudas de unos criminales muertos se reúnen para dar un golpe por su cuenta.

Nunca un trailer ficticio llegó tan lejos. Primer, se terminó convirtiendo en largometraje. Después, en trilogía (según parece). Llega la secuela de la sandunguera Machete, y ofrece todo lo que prometía: cachondeo, acción violenta de dibujo animado, rostros carismáticos y mujeres sexis, además de las frases lapidarias del colosal Danny Trejo como Gran Protagonista después de tantísimos papeles como secundario.

"Aulllidos" ("The Breed", 2006)



Para los escritores Peter Wortmann y Bob Conte: "Las historias más aterradoras son las que pueden suceder." "Queríamos escribir un 'thriller' que implicase un terrible peligro, pero sin contar con un elemento sobrenatural. Deseábamos que nuestros 'monstruos' fuesen cosas que encontramos en la vida, tal y como la conocemos, de modo que aquéllos tendrían que evocar los terrores primarios. Tenemos perros y los adoramos. Aunque no sentimos fobia contra los canes, hemos pasado con ellos -con los dóciles y los no tan dóciles- el tiempo suficiente como para sentir un sano respeto por su capacidad para generar un terror cerval".


Personajes conocidos de la saga –Brian (Paul Walker), Dom (Vin Diesel) y Mia Toretto (Jordana Brewster)– protagonizan esta digna culminación de la serie: un espectáculo en el que la velocidad, la acción, los escenarios exuberantes y la sensualidad se combinan a partir de una fórmula que todavía resulta eficaz.



Un artículo publicado en la revista Vibe en 1998 acerca de los clubes de carreras urbanas puso en movimiento los engranajes que llevarían a la realización de la serie de películas más popular y taquillera en la historia de Universal Pictures.



Al contemplar el regreso a este mundo de coches veloces y pilotos desafiantes, los creadores de A todo gas: Tokyo Race comprendieron que debían mantener lo esencial de la franquicia: rebeldes sin causa en los márgenes de la sociedad que se ven atraídos por la cultura de los coches de fantasía.



Los espectaculares resultados de taquilla que consiguió A todo gas en el verano de 2001 fueron una sorpresa para muchos miembros de la industria cinematográfica pero no para Neal H. Moritz.

Con un presupuesto estimado de setenta millones de dólares, Invasión a la Tierra (Battle: Los Angeles) solapa con dinamismo y gran espectacularidad dos géneros que siempre han establecido líneas de parentesco: el cine bélico y la ciencia-ficción.