graciasportadadefesq

En sus obras, Franz Brentano a menudo alaba y censura a los filósofos y a las escuelas filosóficas.

La modernidad de Pedro Mexía

El renacentista Pedro Mexía nació en 1497. Poco importan las precisiones de las fechas. En este caso, es relevante otra precisión, la de época.

Harold Bloom y Shakespeare

En su libro sobre Shakespeare (Shakespeare. La invención de lo humano, traducción de Tomás Segovia, Anagrama, Barcelona) Harold Bloom intenta redefinir el humanismo, situando al escritor inglés en la caracterización esencial de nuestro concepto de lo humano.

Pla lee a Montaigne

«No me canso de leer los Ensayos de Montaigne» –escribe Pla en El quadern gris– «Paso con ellos horas enteras, de noche, en la cama. Me producen un efecto plácido, sedante, me dan un delicioso reposo. Encuentro en Montaigne una gracia casi continua, llena de incesantes e inagotables sorpresas. Una de ellas proviene del hecho de que Montaigne tiene una idea muy precisa de la insignificante posición del hombre en la tierra».

Inagotable Montaigne

La historia de la obra monteñana es ondulante y variable como su pensamiento. Sus ensayos aparecieron en ediciones ampliadas y corregidas por él mismo en 1582 y 1588, tras la primera de 1580.

De Montaigne al lector

“Señora, si no me salvan la originalidad y la novedad, que acostumbran  a dar valor a las cosas, jamás saldré dignamente de esta necia empresa; mas es tan fantástica y posee una apariencia tan alejada de lo común, que quizá por ello tenga un pasar. Una inclinación melancólica y por consiguiente muy enemiga de mi forma de ser natural, producida por la tristeza de la soledad, a la que me había entregado desde hacía algunos años, hizo que naciera en mi cabeza esta fantasía de meterme a escribir. Y después, hallándome enteramente desprovisto y vacío de cualquier otra materia, me presenté a mí mismo como argumento y tema. Es este un libro único en el mundo y en su especie, de propósito raro y extravagante. No hay cosa alguna en esta tarea digna de destacar, si no es esta misma rareza; pues a tema tan vano y vil ni el mejor artesano del mundo habría sabido dar forma que mereciese ser mencionada .

La Modernidad fue la era de la razón; su máxima aspiración era alcanzar el saber universal, aquel que no estuviera manchado por las creencias y convenciones de unos seres humanos concretos, por el conocimiento que se restringe a un espacio y tiempo específicos y que no puede ser compartido por otras culturas: si algo es verdadero, debe serlo en cualquier lugar y época, independientemente del contexto, y lo verdadero tiene la cualidad de que es aceptado por todos sin posibilidad de duda, sin importar las creencias particulares de cada cual.

Michel de Montaigne (1533–1592), noble y pensador francés que repartió su vida entre la actividad política y los retiros literarios en su castillo, fue uno de los primeros filósofos en escribir su obra íntegramente en lenguaje vulgar, es decir, en francés en lugar de latín.

"Montaigne", de Stefan Zweig

La actualidad de los grandes autores, como Montaigne, es permanente y múltiple.

Los ensayos de Montaigne

Montaigne ha sido presa de los clasificadores, que han intentado situarlo entre los escépticos, los senequistas, los estoicos y neoestoicos, los relativistas y los preilustrados.