graciasportadadefesq

¿Está recuperándose en cine de acción estadounidense? Todavía es pronto para decirlo, pero después del daño hecho por Michael Bay y por el estilo pseudo-documental, se está notando cierta tendencia que trata de rescatar la acción en la que el espectador aprecia lo que está pasando y disfruta del trabajo de los especialistas, en lugar de asistir a un confuso batiburrillo de primeros planos e imágenes movidas.

En estos tiempos en los que el periodismo agoniza, ya sea porque el público prefiere la desinformación o porque los monstruos decapitan a los pocos profesionales que quedan, se agradece una película sobre el valor del otrora llamado "Cuarto Poder", protagonizada por un entregadísimo reportero en busca de la verdad.

Crítica de "Roadie" (2011)



Michael Cuesta nos regala una de esas producciones que, pese a su humildad y falta de pretensiones, conquistan a crítico y público por medio de sentimientos tan poderosos como el amor, la nostalgia y la decepción.



El fin de la inocencia explora las complejidades de la pérdida de la inocencia de los niños y la lucha de los adultos por guiarles. Se adentra en el intrincado y a menudo cómico mundo en que los adolescentes y los adultos chocan, cuando los padres parecen a veces tan perdidos como los propios niños. Mientras que los desafíos personales de cada familia se van revelando, aprenden a comprenderse entre ellos y sus propias realidades.