graciasportadadefesq

Esta recopilación de cortos, elaborada y narrada por Thierry Frémaux (director del Instituto Lumière en Lyon) tiene intenciones claramente didácticas, y sin duda, formará parte de las clases de cualquier futuro estudiante de Imagen, pero también resulta fascinante para todo aficionado al cine o a la Historia en general.

Dos miradas

Para Antonio, mi hijo. Mi esperanza, mi luz.
Sentados en el salón de nuestra casa, a media mañana de un domingo frío, con la lluvia cayendo sin parar al otro lado de los ventanales y un aire de quietud en la plaza… La vida da una vuelta de tuerca cuando es tu hijo quien te conduce a través de una película. Sonríe a veces con tus preguntas y te mira con condescendencia al oír algún comentario que le resulta casi inocente. Ay, piensa, cómo es mi madre…

El plano secuencia

¿Qué es el plano secuencia? Para no extenderme con definiciones prolijas, iré directo al grano: es una secuencia que se resuelve en un solo plano. No hay cortes. No hay montaje. Las páginas de guión que ocupa se ruedan de un tirón. De principio a fin. Punto. Ahora bien, no es tan fácil hacerlo como decirlo.

Ya le tienen ahí, con cara, ojos y ademanes. Ya podemos corporeizar, aunque sea en los rasgos de un actor gigantesco, quizá ya el mejor de su generación, a las sombras anónimas desprovistas de moral que han arruinado a millones de pequeños ahorradores con productos financieros subprime, llámense preferentes o como demonios quieran llamarles, con cuentas en Suiza para eludir el control del fisco.

La nueva película de Martin Scorsese nos habla de una era –finales de los ochenta, comienzos de los noventa– en que el darwinismo de Wall Street generó una especie humana, la de los brokers y los traders dispuestos a ir un paso más allá. Estos tiburones, a diferencia de sus compañeros de profesión, habían descubierto una nueva fe, digna de cualquier inmoralidad y de cualquier engaño. Me refiero, por supuesto, al amor irrefrenable por la riqueza.

No era la primera vez que Roger Corman pasaba por Madrid. Previamente, en marzo de 1983, nos había visitado por cortesía del IV Festival de Cine Imaginario. "Empecé a producir porque al final me cansé de ser el director –dijo a la prensa en aquella ocasión–. Después, ha habido otros colegas que han seguido el mismo camino. Por ejemplo, Francis Ford Coppola, uno de los mejores realizadores del mundo pero uno de los peores hombres de negocios que he visto en mi vida". Solo con esta frase, ya pueden hacerse una idea de cómo maneja la ironía –y la falsa modestia– este maestro del bajo presupuesto, cuyo salto a la inmortalidad se debe a la serie B y a los cines de programa doble.

The Band: el esplendor del rock canadiense

Ensombrecido en muchas ocasiones por el poderío del país vecino, Canadá queda en un segundo plano a nivel artístico, a pesar de contar en su escena musical con artistas como Neil Young, Leonard Cohen, Bryan Adams, Paul Anka, Joni Mitchell, Oscar Peterson, Alanis Morissette o Diana Krall.



A mediados de los noventa y pese a las suspicacias de un sector de la crítica, el director Martin Scorsese lleva a la pantalla la verdadera historia de una de las figuras más emblemáticas de nuestra era, el décimo cuarto Dalai Lama.

Crítica de "La invención de Hugo"



Antes o después, era evidente que el libro de Brian Selznick La invención de Hugo Cabret (The Invention of Hugo Cabret) iba a ser llevado al cine. Lo singular del caso es que sea Martin Scorsese, a las órdenes de un fabuloso reparto, el encargado de traducir a imágenes la fantasía de Selznick.



A la hora de describir su nueva película, La invención de Hugo, Martin Scorsese tiene claro que se trata de un homenaje a un maestro, Georges Méliès, ese pionero excepcional que con magia, fantasía y formidables trucajes conquistó al público de comienzos del siglo XX.