graciasportadadefesq

¿Recuerdan en qué consiste el glam, no? Todo comenzó en 1971. Música pegadiza, riffs de guitarra, toques de music-hall, vestuario extravagante, maquillaje, dandismo y mucha ambigüedad. Aquel estilo se encarnó en Marc Bolan y T.Rex, en David Bowie, The Sweet y Gary Glitter. El invento triunfó, por supuesto, y luego fue derramando su purpurina sobre otras corrientes musicales, empezando por el rock operístico de Queen.

No, no se confundan. Esta no es sólo la secuela de un gran éxito. Tampoco es sólo un blockbuster de colores brillantes y acción explosiva. Es algo más. Sin dejar que la expectativa al otro lado de la pantalla le ponga nervioso, Joss Whedon ha vuelto a superar las previsiones, regalándonos una espléndida aventura, que además de acción tiene alma.



Basada en dos trabajos de Andre Dubus, Ya no somos dos es un drama sexy y provocador sobre la vida marital y sus decepciones. La película nos muestra la relación entre un hombre casado y la mujer de su mejor amigo y nos cuenta cómo esa unión rompe el equilibrio de cada una de las parejas, culminando con una fuerte discusión entre las dos mujeres.



La película que más comentarios generó en el Festival de Cine de Sundance en 2010, ganadora del premio Teddy a la mejor película en la Berlinale de 2010, Los chicos están bien es fruto del trabajo de la directora Lisa Cholodenko (High Art, La calle de las tentaciones) a partir de un guión original que coescribió junto a Stuart Blumberg (Más que amigos).