Mostrando artículos por etiqueta: Luis Alberto de Cuenca http://thecult.es Wed, 24 May 2017 09:53:18 +0000 Joomla! - Open Source Content Management es-es "Tratado sobre los Vampiros", de Augustin Calmet, seguido de las "Reflexiones Críticas", del Padre Feijoo http://thecult.es/libros/tratado-sobre-los-vampiros-de-augustin-calmet-seguido-de-las-reflexiones-criticas-del-padre-feijoo.html http://thecult.es/libros/tratado-sobre-los-vampiros-de-augustin-calmet-seguido-de-las-reflexiones-criticas-del-padre-feijoo.html

Los más veteranos saben que cuando uno habla de vampiros, lo más importante es contar con un experto que sepa cómo detenerlos. Y esto, créanme, ocurre tanto en la ficción como en ese tipo de pesadillas que contaminan nuestra vigilia. A falta de un Van Helsing dispuesto a afilar su estaca, no se me ocurre mejor compañía, a la hora de entender el vampirismo, que el erudito Augustin Calmet (1672-1757).

Calmet nació en Ménil-la-Horgne, cerca de Commercy, en Lorena, esa región fronteriza que recibe su nombre del rey Lotario II, fundador de Lotaringia. Educado en la Universidad de Pont-à-Mousson por el jesuita Ignace L'Aubrussel, Calmet se unió a los benedictinos de la congregación de Saint-Vanne y Saint-Hydulphe.

Tras su ordenación, celebró su primera misa el 24 de abril de 1696. De ahí en adelante, la actividad teológica y pastoral de Calmet se alternó con su pasión más importante: un afán de conocimiento descomunal, que calmó en las bibliotecas de varios monasterios.

Después de sus experiencias monacales en Moyenmoutier y Munster (1704), fue prior de Lay-Saint-Christophe (1714-1715) y ejerció como abad de Saint-Léopold de Nancy (1718).

Desde 1728, fue abad de Senones, donde desarrollo una parte importante de su actividad intelectual. Una actividad que ocupó toda su vida adulta, y en la que destacan este texto de 1749, Traité sur les apparitions des esprits et sur les vampires, los 23 volúmenes de La Bible en latin et en français, avec un Commentaire littéral et critique (París, 1707-1716), reformulados en los 26 volúmenes de Commentaires sur l’Ancien et le Nouveau Testament, en latin puis en français (1707-1717), y el Dictionnaire historique et critique de la Bible (París, 1722-1728).

El tratado de Calmet sobre los vampiros es una obra capital para los vampirólogos y los vampirófilos, que somos legión y solemos disfrutar especialmente con este tipo de abordajes, en los que el folklore y la historia van destilándose de forma apasionante.

A la hora de compilar los conocimientos sobre no muertos, visiones y fantasmas, el padre Calmet recurre a toda suerte de testimonios y documentos, y aunque evidentemente concluye que se trata de espejismos o supersticiones, al lector de hoy le queda el rumor frío de esas peligrosas fantasías, embellecido por el color de época.

De este modo, y por una paradoja más que notable, la advertencia del clérigo ilustrado acaba siendo sepultada por el regalo de su propia erudición sobre los seres de ultratumba.

Sea como fuere, la mitología de los vampiros no sería la misma sin Calmet, y aunque en voz alta podemos admirar el espíritu crítico del buen benedictino, lo que más le agradecemos para nuestros adentros es que contribuyera de ese modo involuntario a la leyenda romántica del pueblo de la sangre.

A modo de complemento, el volumen incluye las espléndidas Reflexiones de Fray Benito Jerónimo Feijoo.

Sinopsis

A mediados del siglo XVIII, un sabio benedictino francés, Augustin Calmet, publicó un volumen sobre los no muertos que salen de sus tumbas para alimentarse con la sangre de los vivos. El Tratado sobre los Vampiros de este auténtico monstruo de la erudición bíblica originó uno de los mitos que todavía hoy goza de mejor salud literaria y mayor atractivo popular: el vampirismo. Sin la aportación de Calmet Drácula no habría surgido de la pluma de Bram Stoker ni Polidori ni Sheridan Le Fanu hubieran creado sus monstruos chupasangres. Aquí está el origen del mal, el primer libro de vampiros de la historia de la literatura.

En palabras de Luis Alberto de Cuenca, Calmet, un "auténtico monstruo de la erudición bíblica corrigió y aumentó sus disertaciones sobre aparecidos y vampiros de 1749 dos años después, dando a la luz un Traité sur les apparitions des esprits, et sur les vampires, ou les revenans de Hongrie, de Moravie, &c. en dos tomos (París, chez Debure, 1751) que constituyen un verdadero festín de dioses para el buen bibliófilo y que ahora tengo sobre mi mesa. Cuando Dom Calmet redactó este primer manual de Vampirología —el segundo tomo, ofrecido en esta edición, es el que se ocupa propiamente del tema vampírico— quizá no fuera consciente de que estaba iniciando, en pleno Siglo de las Luces, una corriente subterránea y oscura que amenazaba con prestigiarse mucho en años posteriores. La obsesión por lo sombrío, por lo nocturno, por lo irracional, por lo “gótico”, alcanzaría pronto a la más rancia aristocracia británica: The Castle of Otranto, cuyas primeras copias salieron de los tórculos de Strawberry Hill en las Navidades de 1764, sería el primer fruto literario de esta nueva sensibilidad que tendría en su autor, Lord Walpole,  y en sus sucesores Mrs. Radcliffe, Clara Reeve, M. G. Lewis, Beckford, Maturin y tantos otros, cultivadores literarios de excepción.

Quien leyó este tratado de Calmet "en su francés original, y muy poco después de que saliera de las prensas, fue Fray Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro, un gallego de Casdemiro (Orense) que nació en 1676 y moriría en su convento de Oviedo en 1764, siendo, pues, casi estricto coetáneo del vampirólogo francés. En España, el siglo XVIII es, sin duda, el siglo de Feijoo. Fray Benito creyó que se podía erradicar la superstición desde una celda conventual (era benedictino, como Calmet). Con el pretexto de desterrar los errores del vulgo, nos ofrece en su Teatro crítico universal y en sus Cartas eruditas y curiosas una nutrida serie de textos fantásticos".

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Reino de Cordelia. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Tue, 04 Apr 2017 11:36:49 +0000
"El rey del Río Dorado o Los dos hermanos siniestros", de John Ruskin http://thecult.es/libros/el-rey-del-rio-dorado-o-los-dos-hermanos-siniestros-de-john-ruskin.html http://thecult.es/libros/el-rey-del-rio-dorado-o-los-dos-hermanos-siniestros-de-john-ruskin.html

A más de un siglo y medio de distancia, parece como si John Ruskin (1819-1900) hubiera escrito este cuento pensando en la eternidad. Los lectores han cambiado, es cierto, pero aún nos reconocemos en la magia de este relato victoriano, en el que su autor combina sus dotes literarias con su personal filosofía, de gran originalidad conceptual.

Aunque Ruskin ya ha merecido repetidos elogios gracias a su faceta como ensayista y teórico del arte ‒recordemos obras como Las siete lámparas de la arquitectura (1849) y Las piedras de Venecia (1851-1853)‒, esta pieza infantil nos acerca a un sentimiento que prosperó entre los intelectuales británicos de aquel tiempo: el amor por la naturaleza y la impresión de que los buenos actos conducen a un ciclo virtuoso que puede repercutir tanto en nuestra vida como en nuestro entorno.

En lo estético, y más allá de las bonitas ilustraciones de Elizabeth M. Fisher que incluye esta edición, El rey del Río Dorado es una lectura que nos remite al movimiento prerrafaelita, con su propensión a la delicadeza formal y ‒volvemos a ello‒ con ese amor por los valles, los bosques y la vida silvestre.

La impulsora de esta obra de Ruskin fue Euphemia Chalmers Gray, llamada cariñosamente Effie, una pariente del autor que, siendo preadolescente, le animó a escribirla (Nótese la similitud de este caso con el de Alicia en el País de las Maravillas).

Como nota al margen, debemos advertir que Effie acabó casándose con John Ruskin, de quien luego se separó para contraer matrimonio con el pintor John Everett Millais, íntimo amigo del ensayista y bastante más equilibrado que él. Este triángulo victoriano, como es obvio, atrajo la atención popular, y con el paso del tiempo, ha sido reflejado en novelas, películas, una obra teatral e incluso una ópera.

Como fábula, El rey del Río Dorado puede ser interpretada como una defensa de la generosidad y de la benevolencia, con su correspondiente moraleja. No obstante, entre líneas, Ruskin enarbola con mayor decisión otra bandera: la dimensión prodigiosa de la biosfera. Al dotar de ese matiz mágico al paisaje, consigue que el cuento, en su tramo final, se convierta en un canto a esa naturaleza que los prerrafaelitas idealizaban como un paraíso perdido que era imprescindible recobrar.

Escrito en 1841 y editado por vez primera en 1851, El rey del Río Dorado ha merecido múltiples versiones en español, pero sin duda ésta, que además cuenta con un prólogo de Luis Alberto de Cuenca, me parece la más recomendable, tanto por el acierto de la traductora Victoria León como por las láminas de Fisher, que enriquecen con finura y sencillez los principales momentos del relato.

Sinopsis

Resulta imposible resumir en el brevísimo espacio de una solapa la personalidad y la obra de John Ruskin (1819-1900), pero trataremos de presentar en unas pocas líneas al autor de El rey del Río Dorado o los hermanos siniestros diciendo tan sólo que esta deliciosa obrita es todo un clásico de la literatura infantil inglesa y que ha sido reeditada multitud de veces en el último siglo y medio. Nuestro autor escribió este relato para la que habría de ser su joven esposa, Effie Gray, en 1841, y lo publicó por vez primera en 1851, siendo esta su única incursión en la narrativa.

Ruskin fue, sobre todo, más que un escritor al uso, pese a la reconocible belleza de su estilo, un reformador estético y social, y su obra ensayística es gigantesca y aborda una infinidad de temas, aunque son los relacionados con la pintura y la arquitectura los que le hicieron universalmente conocido en su tiempo. Las piedras de Venecia y Las siete lámparas de la Arquitectura siguen siendo, quizás, sus libros más representativos. Nuestra edición de El rey de Río Dorado está traducida por Victoria León y prologada por Luis Alberto de Cuenca.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Espuela de Plata. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Wed, 22 Jun 2016 13:18:14 +0000
"Abre todas las puertas [Antología, 1972-2014]", de Luis Alberto de Cuenca http://thecult.es/libros/abre-todas-las-puertas-antologia-1972-2014-de-luis-alberto-de-cuenca.html http://thecult.es/libros/abre-todas-las-puertas-antologia-1972-2014-de-luis-alberto-de-cuenca.html

Hay diversas razones por las que esta antología puede considerarse un resumen perfecto de la obra poética de Luis Alberto de Cuenca. Y aunque el tramo recorrido es amplio ‒la selección arranca en 1972 y nos lleva hasta 2014‒, lo cierto es que uno puede leerla sin distracciones históricas, como si el autor vistiese su poesía con distintos ropajes no a través del tiempo, sino desde una pasión muy actual.

Excelentemente editada por Victoria León, esta miscelánea parece una hermana mayor de aquella Poesía 1970-1989 que Renacimiento publicó en 1990. Así, quien lea Abre todas las puertas descubrirá, una vez más, todas las dimensiones de De Cuenca, desde los inicios hasta hoy, como si fuera otra mina a cielo abierto en la que emprender una generosa excavación.

En el estudio previo, León recorre toda la biografía poética del autor, aclarando la filiación de cada pieza. Este prólogo detalla las vías de progreso que el poeta exploró en cada periodo y describe sus principales cualidades, tanto en sus procedimientos como en los temas elegidos. Todo ello nos confirma, una vez más, que Luis Alberto de Cuenca no debe su maestría a una carambola cósmica, sino a un talento extraordinario y a una cultura opulenta, muy presente en su quehacer literario

Por la necesidad que tenemos de etiquetas, es lógico que intentemos resumir el estilo de este escritor con una receta breve. ¿Qué contiene esta obra? Poemas de construcción muy esmerada, que no están en contra de casi nada, sino a favor de la fantasía y de la vida misma. Poemas claros, pulcros, inspirados, con un acompañamiento intenso de leyendas, fotogramas y tebeos. Poemas escritos al compás de los clásicos grecolatinos y con la fuerza narrativa de un brevísimo relato.

A grandes rasgos, Luis Alberto de Cuenca viene a ser la antítesis de esos poetas que, enamorados de la retórica, se abrochan el último botón de la camisa. Por eso mismo, su poesía debe leerse con naturalidad, sin subrayados, porque ‒insisto en ello‒ su tono es el que se corresponde con una mayor fidelidad con la vida.

Por lo que hace al contenido, resulta un poco más difícil acotar los temas, sobre todo teniendo en cuenta la natural curiosidad que mueve al poeta. Dentro de esa gama impredecible, encontramos confidencias amorosas, tributos a la amistad, reflexiones morales, anécdotas cotidianas y más de un apunte épico.

Todo ello convierte a esta antología en una experiencia gratísima, no sólo para los aficionados a la poesía, sino para cualquier lector de buen gusto, dispuesto a dejarse sorprender.

{youtube}VY-8ZffouAw{/youtube}

Sinopsis

Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) es, desde hace más de treinta años, uno de los grandes referentes de la poesía española contemporánea. Su obra poética pretende ser, ante todo, comunicación, intercambio catártico de ideas, sentimientos e historias con el lector.

En esta antología, que recorre toda su trayectoria e incluye poemas inéditos hasta hoy, la vida es la protagonista indiscutible de los poemas seleccionados, que sustentan una poética asentada sobre los cimientos de un inagotable vitalismo y de una lectura del mundo a través de modelos éticos y estéticos basados en los viejos mitos y en los héroes de siempre.

El mito «opera en el ánimo de todas las épocas a modo de sedante», ha escrito el autor en alguna parte. Y también: «Lo terrible sería pensar que nuestro combate de todos los días mide sus fuerzas con lo desconocido, sin precedente alguno». Por ello, el edificio de su poesía está llamado a perdurar, como perdura todo lo intemporal y necesario.

En esta colección se han publicado otras tres antologías suyas: De amor y de amargura (2003), Su nombre era el de todas las mujeres y otros poemas de amor y desamor (2005; 5ª edición, 2016) y Por las calles del tiempo. Antología personal (2011).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Renacimiento. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Wed, 15 Jun 2016 12:05:49 +0000
Antonio de Madinaveitia y Tabuyo http://thecult.es/gabinete-de-curiosidades/antonio-de-madinaveitia-y-tabuyo.html http://thecult.es/gabinete-de-curiosidades/antonio-de-madinaveitia-y-tabuyo.html Antonio de Madinaveitia y Tabuyo

(El 5 de agosto de 1939 morían fusiladas las "Trece Rosas". Su recuerdo me ha traído éste otro).

Septiembre de 2002 (parece que todo en mi vida empieza en septiembre. Es lo que tiene haber sido académica tantos años...). Sala Azaña del Ateneo de Madrid. Así llamada por ser el Despacho de Manuel Azaña. Un lugar cargado de historia. Impresionante. Apabullante la primera vez que te sientas en sus sillas.

Y allí estábamos, Miguel López Pérez y yo, junto a José Luis Abellán, entonces Presidente del Ateneo, y Luis Alberto de Cuenca, entonces Secretario de Estado de Cultura. Diseñando el programa del ciclo de conferencias "Españoles en el exilio". Miguel hizo un comentario sobre la decoración masónica de la sala, comentario que fue seguido de un entretenido debate al respecto. Yo calléme, como no podía ser de otro modo: cuando una es ignorante de los temas tratados y, encima, está ante gigantes de la talla de Abellán o Cuenca, lo más oportuno es callarse y pecar de tímida que abrir la boca para meter la pata.

Es la primera (y única) vez que me he salido de mis límites habituales, a saber, la Edad Moderna. Ocurre que donde hay patrón no manda marinero y mi jefe de entonces consideró que nosotros debíamos organizar el evento y hablar sobre uno de los exiliados a celebrar: Antonio de Madinaveitia y Tabuyo (1890-1974). Farmacéutico como yo. Doctor en Farmacia, como yo. Catedrático de Química Orgánica, Director del Laboratorio de Química de la Residencia de Estudiantes, Director del Laboratorio de Química Orgánica del recién nacido Instituto Nacional de Física y Química, crítico activo del atraso en que se encontraba la práctica de la disciplina en España. Crítica que acompañó de una intensa labor encaminada a reincorporar España al panorama científico internacional.

Toda esta tarea se vio cercenada por la guerra civil y posterior dictadura. Según contó Asenchí, la hija de Antonio, a Miguel, en una serie de charlas destinadas a documentar nuestra conferencia, la familia al completo abandonó España a través del País Vasco. Su amistad con el entonces Rector de la Sorbona les permitió alojarse en el hotel que éste alquilaba en verano. Después, dieron el salto a México, de donde Madinaveitia no iba a volver.

Pese al desarraigo, pese a la ausencia siempre dolorosa de España, Madinaveitia figura entre los "privilegiados" que pudo rehacer su vida. Una vida que, sin embargo, se desarrolló fuera de su destino original, privando a nuestra ciencia de una figura señera.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Mar Rey Bueno) Gabinete de Curiosidades Tue, 31 May 2016 17:48:19 +0000
"Poesía 1979-1996", de Luis Alberto de Cuenca http://thecult.es/libros/poesia-1979-1996-de-luis-alberto-de-cuenca.html http://thecult.es/libros/poesia-1979-1996-de-luis-alberto-de-cuenca.html

La edición que nos ofrece Juan José Lanz de la poesía de Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) es, simplemente, modélica. En este volumen editado por Cátedra, y que lleva por título Poesía 1979-1986, los seguidores de De Cuenca encontrarán cuatro de sus poemarios, una formidable introducción y un aparato exhaustivo de notas que define hasta en el más mínimo detalle el universo del escritor madrileño.

A medio camino entre el culturalismo neoclásico, la erudición ‒canónica y pop‒ y el intimismo más accesible, Luis Alberto de Cuenca convierte sus poemas en un perpetuo diálogo con el lector. Un diálogo en el que, felizmente, emergen las referencias y las segundas lecturas a la menor contingencia. Y así, hasta el infinito. No en vano, por el imaginario del autor pasean desde el cinéfilo hasta el lector de canciones de gesta, desde el latinista hasta el moderno cosmopolita que alterna el cómic con las viejas novelas pulp.

En la obra de De Cuenca, las barreras entre su obra como articulista y sus poemas se esfuman. El realidad, al margen de la fórmula escogida, a todos sus textos los sostiene el mismo suelo, una claridad desde la que suele proclamar que no hay fronteras entre la alta cultura y la cultura popular, y en la que se integran todas las siluetas que ha elegido para darse a conocer.

Esta reedición del volumen que nos ocupa ‒publicado por primera vez en 2006‒ viene a celebrar que al autor se le haya concedido Premio Nacional de Poesía. Es, por consiguiente, una idónea oportunidad para redescubrir los poemas que De Cuenca reunió en cuatro libros memorables, La caja de plata (1985), El otro sueño (1987), El hacha y la rosa (1993) y Por fuertes y fronteras (1996).

Aunque la poética de Luis Alberto de Cuenca ha seguido evolucionando desde los noventa, estos cuatro títulos resumen su principal itinerario estético, con todas sus claves y con todo ese repertorio de alusiones que nos permite adivinar cómo y con qué colorido se ordenan los estantes de su biblioteca personal.

En todo caso, más allá de dichas referencias, también hay aquí un recorrido emocional, que nos conduce desde los periodos más luminosos, tiernos o bienhumorados hasta otros de menor brillo, motivados por intuiciones graves o incluso ascéticas, sin un alivio aparente.

Si los interpretamos de forma cohesiva, estos poemarios pueden ser un reflejo poético de ese vitalismo que, desde una perspectiva filosófica, vino a matizar Ortega.

Es sencillo: imaginen sentir en el mismo libro el impulso clásico, la memoria de los mitos, la frescura pop y todas las texturas de la vida. En esa mezcla podrán reconocer a Luis Alberto de Cuenca, autor de versos que todos podemos tomar de forma personal, como si hubieran sido escritos por él después de conocernos.

Sinopsis

Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) es poeta, investigador y traductor. El tránsito constante entre sus poemas y sus textos teóricos, sus artículos y sus conferencias, tejiendo una textualidad compleja en constante diálogo, entraña una concepción unitaria del ejercicio literario como "escritura" en el más puro sentido barthesiano, que hunde sus raíces tanto en el modelo neoclásico como en la subversión de la vanguardia. Su poesía vierte el lenguaje coloquial en moldes consagrados por la tradición, poniendo de relieve su sentido irónico y el carácter netamente lúdico que el poeta otorga a su obra y a la cultura en general. Ironía y humor que revelan una tradición arraigada en la poesía helenística y en la poesía latina.

Los temas tradicionales se enmarcan en un ámbito urbano, donde los viejos mitos reviven modelos arquetípicos, haciendo que lo cotidiano adquiera un carácter universal. Laconismo epigramático, narrativismo, hiperrealismo son rasgos que definen una poesía netamente urbana, impregnada del ruido y de la atmósfera de la ciudad. Esta edición reúne las versiones últimas dadas por el autor a los cuatro libros que se editan: La caja de plata, El otro sueño, El hacha y la rosa y Por fuertes y fronteras.

Colección: Letras Hispánicas
Páginas: 488
Publicación: 20 de octubre de 2006
Precio: 15,00 €
ISBN: 978-84-376-2341-2
Código: 141597

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Cátedra. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Fri, 25 Dec 2015 13:17:28 +0000
"Los caminos de la literatura", de Luis Alberto de Cuenca http://thecult.es/libros/los-caminos-de-la-literatura-de-luis-alberto-de-cuenca.html http://thecult.es/libros/los-caminos-de-la-literatura-de-luis-alberto-de-cuenca.html

Tanto en los ensayos de Luis Alberto de Cuenca como en su poesía, detectamos la presencia de un lector agradecido. El autor habita en la literatura ‒no distingamos entre la elevada y la popular‒, y confirma de ese modo la feliz expresión de Octavio Paz: las letras entendidas como casa de la presencia, esto es, como un espacio que nos acoge en un presente fluido y constante.

Quienes frecuentamos la prosa ensayística de Luis Alberto de Cuenca estamos familiarizados con sus preferencias: los clásicos grecolatinos, la literatura caballeresca, la narrativa gótica y los héroes del cine, la historieta y la novela de aventuras. En ese reino de la elegancia y de la amenidad, De Cuenca nos recibe siempre con cortesía, escribiendo a favor del lector, en el sentido más amplio de esta expresión.

En Los caminos de la literatura también elimina los preámbulos y nos invita desde el primer momento a mirar por esa ventana inmensa que da a la bibliofilia. Solo que, en este caso, ese amor por la letra impresa no se limita a volúmenes de bella encuadernación, seleccionados con rigor académico, y se abre generosamente a lecturas como aquellos tebeos que colorearon la infancia de su autor, y que todavía hoy forman parte de su menú literario.

Quien aquí nos habla, además de traductor y poeta, es un filólogo sentimental, enamorado de su materia de estudio. Aunque el libro es breve ‒o acaso precisamente por ello‒, concentra en sus 119 páginas esa continuidad de añoranzas, conocimientos y fervores que hoy constituyen tanto la memoria como la biblioteca de Luis Alberto de Cuenca.

A diferencia de otros libros en los que sólo se deja oír la voz del erudito, Los caminos de la literatura tiene algo de confidencia, como si el ensayo estuviese a punto de transformarse en una conversación. Así, al igual que sucede cuando uno comparte lecturas con un amigo, el placer no surge del ensimismamiento sino del gozo de escuchar a quien recuerda y recomienda este o aquel título. En tales situaciones, la afinidad es un valor imprescindible.

Como su título indica, este libro es una travesía con varias escalas. El primer tramo es biográfico. El segundo es un catálogo idóneo para quien quiera graduarse como lector. El tercero nos conduce a un lugar donde se cataloga la felicidad: esas bibliotecas cuya presencia en el mundo clásico explora el autor a conciencia. Por último, el cuarto, a modo de prolongación de El héroe y sus máscaras (Mondadori, 1991), reúne a varios héroes medievales que fascinan de De Cuenca.

Aparte del indudable interés que suscitan los comentarios reunidos en este libro, su mayor virtud es la semblanza que nos ofrece de quien lo ha escrito, un creador y estudioso cuya obra aún sigue abierta, y que comparte con nosotros ‒los demás letraheridos‒ su razón de ser y de estar en el mundo.

Sinopsis

Los caminos de la literatura manifiesta la pasión del autor por la lectura de los clásicos: una pasión que se extiende a libros y bibliotecas, y que muestra una especial predilección por la Antigüedad Clásica y el Medioevo, por la épica, por gigantes como Homero y Shakespeare y también por lo más selecto de la literatura popular.

Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) es filólogo, poeta y escritor, profesor de investigación del CSIC y académico numerario de la Real Academia de la Historia. Lector voraz y asiduo, su obra poética y ensayística se reparte en numerosos títulos, que han ido viendo la luz desde 1970 hasta nuestros días

Ficha editorial

Los caminos de la literatura

Luis Alberto de Cuenca

ISBN: 978-84-321-4527-8

Formato: 11,0X18,0 cms.

120 págs. Rústica

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyrght de imágenes y sinopsis © Ediciones Rialp. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Wed, 29 Jul 2015 16:34:28 +0000
Silvia Coma: "Nos encontramos ante una crisis profunda, pero el buen periodismo nunca dejará de existir". http://thecult.es/entrevistas/silvia-coma-nos-encontramos-ante-una-crisis-profunda-pero-el-buen-periodismo-nunca-dejara-de-existir.html http://thecult.es/entrevistas/silvia-coma-nos-encontramos-ante-una-crisis-profunda-pero-el-buen-periodismo-nunca-dejara-de-existir.html Silvia Coma:

En Voces de ahora (Notorious, 2013), Silvia Coma dialoga en profundidad con figuras destacadas de nuestra cultura. A través de esta apasionante recopilación de entrevistas, Coma retrata en su libro el temperamento de personalidades como Juan Marsé, Enrique Vila-Matas, Ignacio Martínez de Pisón, Jaume Cabré, Luis Alberto de Cuenca, José Luis Garci, Eduardo Torres-Dulce, Javier Coma, Joan de Sagarra...

Gracias a estos y otros interlocutores, la autora demuestra dos cosas que, a estas alturas, ya no son tan obvias. La primera es que el buen periodismo se basa en la documentación, el respeto y el rigor. La segunda es que la entrevista, cuando se hace bien, es un género substancial para descubrir nuevas y reveladoras facetas del mundo en el que vivimos.

Silvia, en tus entrevistas, transmites una sensación de respeto e imparcialidad ante figuras muy dispares. ¿Has sentido la tentación de comprometerte en el diálogo, subrayando tus propias opiniones o dirigiendo el tema a tu terreno?

Este libro ha sido un proceso de aprendizaje para mí. Todos los que aparecen en Voces de ahora han tenido una gran influencia en la cultura de este país en las últimas décadas. ¡Se merecen ese respeto! Cuando hice la primera entrevista, sólo tenía 21 años. Marsé, Vila-Matas, de Cuenca, Martínez de Pisón, Garci, Cabré, Torres-Dulce... son ídolos a quienes admiro. Conocer a los escritores que imaginaron a Teresa, a Adrià en Yo confieso, a Claudio Arístides Maxwell en Aire de Dylan... ha sido una experiencia inolvidable.

¿Sientes placer al escribir? ¿O esta sensación viene después, cuando ya has solucionado todos los problemas que siempre conlleva un texto periodístico?

¡No podría vivir sin escribir! Te contaré un episodio significativo. Cuando cumplí un año y dos meses, el primer regalo que recibí en Navidad fue una máquina de escribir. En un vídeo que guardamos se ve cómo mi padre intenta enseñarme a teclear (imagínate, yo era sólo un bebé). Entonces, le doy golpes en la mano para que la aparte. Parece ser que al final le convenzo; cuando me deja sola, empiezo a teclear. Desde entonces, cuando me siento delante del ordenador y me enfrento a la hoja en blanco, siento una emoción indescriptible, que no se puede equiparar a ninguna otra.

¿Cómo explicarías el alejamiento de la prensa que se advierte en una parte del público, que ahora parece conformarse con informarse a través de las redes sociales?

Es un fenómeno que observo con tristeza y preocupación. Las redes sociales han aportado muchos aspectos positivos: por ejemplo, con un solo click, podemos contactar con quien queramos o acceder a diversas informaciones y opiniones. El problema se agrava cuando sólo consultamos Twitter y dejamos los medios tradicionales aparcados.

Un tweet sólo tiene 140 caracteres, puede ser un fantástico ejercicio de síntesis (como dice Jaume Cabré en Voces de ahora) pero sería inaudito pensar que con eso ya estamos informados. Debemos profundizar, tener curiosidad y, sobre todo, leer. Leer, leer y leer: diarios, revistas de cultura, novelas, ensayos... La lectura nos hace más inteligentes y nos ayuda a afrontar las alteraciones de nuestras vidas.

Me imagino que a veces puede llegar a cansarte que siempre que se analiza tu labor, salga a relucir la personalidad de tu padre. Sin embargo, permíteme esta curiosidad: ¿cómo ha sido crecer, en el terreno intelectual, al lado de alguien como Javier Coma?

Me lo preguntan constantemente, pero nunca me canso de contarlo. Gracias a él, el cine se ha convertido en una parte de mí, sin la que no puedo vivir. Puedo disfrutar del cine clásico, de los musicales, de películas del oeste, films actuales... Como dice Garci en Voces de ahora, el cine es una vida de repuesto a la que siempre puedes recurrir.

De niña, en casa, siempre que oía la televisión, me colaba sigilosamente en el salón y me sentaba en el sofá para ver las películas con Javier. Si regreso a mi infancia, la mayoría de mis recuerdos suceden entre libros y films. Mi primera película creo que fue Cita en Sant Louis de Minnelli, y la primera canción que escuché era White Christmas en un disco de Sinatra.

Supongo que uno de los directores que más me ha marcado ha sido John Ford. En Voces de ahora se menciona en diversas ocasiones Centauros del desierto. Sin duda, una de las mejores películas de la historia del cine, con un John Wayne extraordinario.

¿Qué periodistas dirías que te han influenciado más?

Gay Talese, Truman Capote, Kapuscinsky, Hemingway... Aún recuerdo cuando Gay Talese vino a Barcelona para dar una conferencia en la Facultad de Comunicación Blanquerna. Cuando acabó la charla, me acerqué a él y, con las manos temblorosas de la emoción, le entregué mi ejemplar de Retratos y encuentros para que me lo firmara. Lo guardo como un tesoro.

En el mundo anglosajón, los libros de entrevistas son muy valorados. ¿Cómo surgió la idea de escribir Voces de ahora?

Cuando cursaba el último año de Periodismo en la universidad, la idea ya empezó a rondar por mi cabeza. Sin embargo, con el trabajo y los estudios decidí posponerlo un tiempo. Quería hacer este libro pero, antes de empezar, debía pensarlo bien. Un año después, decidí llevarlo a cabo. Entonces trabajaba a jornada completa en comunicación en una empresa; dedicaba los fines de semana a realizar las entrevistas y, por las noches, a transcribirlas. Fue una época con mucho café pero, sobre todo, una de las mejores que he vivido nunca.

No te voy a peguntar de qué entrevistas te sientes más satisfecha, pero sí me gustaría saber si alguna de las que incluyes en el libro supuso un reto, en algún sentido, para ti.

Me resulta difícil responderte a esta pregunta, porque muchas de las entrevistas supusieron un reto... Los entrevistados son personalidades muy influyentes de la cultura a quienes yo siempre he admirado. Cuando entrevistas a alguien desde la admiración, de un modo u otro, es un reto, además de una enseñanza inolvidable.

Hay determinados temas que son recurrentes en el libro: el sentido de la cultura, la identidad de Cataluña, el futuro de la comunicación... ¿Fue algo premeditado en clave editorial, o sencillamente, son cuestiones que te interesan como periodista?

En las entrevistas quería reflejar cómo los entrevistados observan el cambio de mundo. Hoy en día, el sentido de la cultura, la inmediatez y las rápidas transformaciones con la llegada de Internet y la tecnología digital son dos cuestiones esenciales para abordarlo. Con la red y el ordenador, nuestras formas de buscar la información han cambiado, al igual que escribir.

Por ejemplo, Marsé (como cuenta en Voces de ahora) antes escribía a máquina, al igual que Javier Coma o Enrique Vila-Matas. Luego, algunos de ellos decidieron pasarse al ordenador.

Por otro lado, la identidad de Cataluña es uno de los temas más candentes en la actualidad. Hablando con los entrevistados, quería reflejar que la diversidad puede convivir: en Voces de ahora, observamos cómo opiniones muy distintas coexisten.

¿Cuál crees que es la parte más exigente de una entrevista? La documentación previa, romper el hielo con el entrevistado... o como me pasa a mí, transcribir a máquina la grabación.

Documentarse es esencial; si vas a entrevistar a un director de cine, tienes que haber visto sus películas, y si vas a entrevistar a un escritor, debes haber leído sus novelas. Pero coincido contigo en que una de las partes más exigentes es transcribir a máquina la grabación. Por un lado, cuando escribes, debes tener en cuenta que el lenguaje oral es distinto del lenguaje escrito. Sin embargo, también debes intentar captar los matices de las respuestas, esas palabras que caracterizan al entrevistado y la intención que aflora de cada una de ellas. En ocasiones, puede resultar difícil. ¡Pero ahí está la emoción y la maravilla de escribir! Cuando consigues transmitir la personalidad, la ironía y el tono de voz del entrevistado es apasionante.

Aparte de a tu padre, ¿a qué entrevistados conocías personalmente antes de visitarlos? ¿Alguno de ellos te sorprendió, o todos respondieron a tus expectativas?

Mi primer encuentro con Juan Marsé fue a los dieciséis años, cuando le entrevisté a raíz de Últimas tardes con Teresa.

Conocí, unos años después, a Joan de Sagarra en la tertulia que comparte con mi padre, Marsé y Vila-Matas, entre otros.

Sin embargo, a Enrique Vila-Matas no le conocí hasta que quedamos para realizar la entrevista de Voces de ahora. Después de este encuentro, él aceptó presentarme el libro en Barcelona. ¿Que si me sorprendieron? ¡Por supuesto! Todos ellos en diferentes aspectos.

Notorious es una editorial que ha ganado su prestigio gracias a un gran catálogo de libros de cine. ¿Cómo surgió la idea de publicar un libro como el tuyo, que desborda esa temática?

La segunda parte del libro, con entrevistas a Garci, Torres-Dulce, Javier Coma, Isona Passola, Mari Carmen Torra, se centra en el cine y, especialmente, en cine clásico. Paralelamente, muchos de los entrevistados relacionan la literatura con el cine, e incluso en las introducciones, suelo compararlos con personajes de la gran pantalla. Por ejemplo, cuando conocí a Imma Monsó, inmediatamente evoqué a Jo de Mujercitas (interpretada por June Allyson en el film), como explico en la introducción de su entrevista.

La relación que todas las entrevistas guardan con el cine sigue la línea de Notorious, así como la presencia de entrevistas a Garci, Torres-Dulce, Javier Coma o de Cuenca, todos ellos autores que han publicado en la editorial.

¿Qué porvenir consideras que le espera a nuestra profesión? ¿En qué dirección crees que la crisis va a obligarnos a evolucionar?

Es una pregunta complicada. ¡Ojalá tuviera la respuesta! Creo que el periodismo tendrá que reinventarse. La red y las redes sociales acentúan su poder de una forma vertiginosa; las transformaciones son continuas, y no sabemos hasta dónde pueden llegar.

Hoy en día, no dejamos de oír discursos pesimistas y derrotistas acerca de la crisis. Es cierto, nos encontramos ante una crisis profunda. Sin embargo, pienso que el buen periodismo (el que va a buscar la noticia, contrasta, se documenta, analiza, profundiza, investiga...) nunca dejará de existir.

Copyright del artículo © The Cult. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Entrevistas Mon, 16 Dec 2013 12:43:55 +0000
Reseña: "Voces de ahora", de Silvia Coma http://thecult.es/libros/resena-voces-de-ahora-de-silvia-coma.html http://thecult.es/libros/resena-voces-de-ahora-de-silvia-coma.html Reseña:

No sé en qué momento preciso de la historia reciente el periodismo entró en crisis, pero el instinto me dice que libros como éste, tan lleno de vigor y de interés, pueden contribuir a la salud de nuestra profesión.

Es una cuestión de sensibilidades. Hay cosas que solo deberían ser hechas por buenos profesionales, y la entrevista es una de ellas. Silvia Coma conoce a fondo el oficio, y como entrevistadora, demuestra un método imbatible: el rigor, la memoria y el respeto están cosidos a cada pregunta.

Mi curiosidad, y por consecuencia mi estilo como lector de periódicos, está mucho mejor adaptada a la exposición tranquila de Coma que a las querellas que suelen imponer los medios. No me cuesta elegir entre el futbolista que corre tras el balón y una melé de rompepiernas.

Dado que soy un asiduo devorador de entrevistas en la prensa, aplico esa misma norma a este género, y por esta razón, suelen aburrirme los entrevistadores que tienen algo entre ceja y ceja –digamos, segundas intenciones–, y los que esgrimen su cuestionario con la misma actitud que un interrogador policial en film noir, o que un blade runner manejando el test de Voigt-Kampff.

Es triste, lo sé. Quizá, a quienes no tienen la oportunidad de conocer de cerca el oficio periodístico, no les haya llamado la atención la decadencia del género que nos ocupa. Si se fijan bien, hemos acabado por llamar entrevista a cualquier cosa. Por ejemplo, a un batiburrillo de interrogantes, planteado con urgencia adolescente. Al fin y al cabo, para un mediocre, no hay nada tan fácil como tutear a un académico y preguntarle, con un lápiz en la boca, las mismas cretineces que uno sonsacaría a esos vividores que han convertido la televisión en su propio espectáculo profesional (y que, a nuestra costa, se rompen el tórax de la risa).

En ese terreno, por desgracia, la prensa tiende al elementalismo. ¿Adónde nos lleva todo esto? En primer lugar, y desde luego, a una inevitable admiración por quienes saben entrevistar como en los viejos tiempos: con esa mezcla de cortesía, inteligencia y penetración que acredita a un profesional como es debido.

Como les decía al principio, esto último es lo primero que uno siente al leer las entrevistas de Silvia Coma. En todas ellas se advierte una impecable documentación. Y no es su único mérito. La claridad de ideas, la amabilidad, las dotes de observación y el rechazo a los convencionalismos convierten estos diálogos en un producto inusual, que uno disfruta enormemente, más allá de los méritos de cada entrevistado.

Bajo el título Voces de ahora, estas conversaciones tan diversas tienen un elemento que las une: la inteligencia de los interlocutores.

Coma divide el repertorio en tres bloques. En el primero de ellos, charla en profundidad con seis escritores, Juan Marsé –interesantísimas sus reflexiones–, Enrique Vila-Matas, Ignacio Martínez de Pisón, Jaume Cabré, nuestro amigo Luis Alberto de Cuenca e Imma Monsó. El segundo oscila entre la cinefilia y el amor por el espectáculo, e incluye magníficas entrevistas con Pedro Ruiz, José Luis Garci, Eduardo Torres-Dulce, Javier Coma –admirable estudioso y padre de la autora–, Mari Carmen Torra –viuda del gran José Luis Guarner– e Isona Passola, productora y presidenta de la Academia de Cine Catalán.

En la tercera parte, la catalanidad, el periodismo, las nuevas tecnologías y la cultura son puestos en juego por Joan de Sagarra, Marçal Sintes –director del CCCB–, Miquel Roca Junyent y Marc Pérez, periodista y subdirector de Els Matins de TV3.

Tratándose de un libro lanzado por Notorious Ediciones, se entiende que estas dieciséis conversaciones incluyan estupendas ilustraciones cinematográficas.

Háganme caso. Esta lectura no tiene desperdicio.

Sinopsis

Este libro nos acerca al pensamiento de algunas de las personalidades más influyentes de la cultura de este país en el cine, la televisión, la literatura y el periodismo. Dieciséis son los entrevistados que reflexionan en torno a los cambios que están sufriendo las diversas áreas de la cultura y la comunicación, las cuales se han visto seriamente afectadas por el alcance sin fronteras de la red y sus –de momento– incontrolables consecuencias.

Estructurado en tres partes, este libro arranca con las entrevistas a novelistas y algún poeta, con Juan Marsé, Enrique Vila-Matas, Ignacio Martínez de Pisón, Jaume Cabré, Luis Alberto de Cuenca, Imma Monsó; sigue con el teatro y el cine como temática con Pedro Ruiz, José Luis Garci, Eduardo Torres-Dulce, Javier Coma, Isona Passola, y, como eco de José Luis Guarner, su viuda Mari Carmen Torra; y termina con el universo periodístico y de la comunicación cultural con Joan de Sagarra, Marcal Sintes, Miquel Roca Junyent y Marc Pérez.

Demos pues la bienvenida a algunos personajes con gran relevancia y notoria influencia en las últimas décadas.

Silvia Coma nació en Barcelona en 1990. Graduada en periodismo por la Universidad

Ramon Llull, ha trabajado en diversos medios y departamentos de comunicación; entre ellos, Grupo Planeta, en la sección cultural del diario ABC, en los informativos de Telecinco y como crítica literaria en el magazine online Llums de la ciutat.

También ha sido responsable de prensa y comunicación en Film&Cook (el Festival de Cine y Gastronomía de Barcelona), y en la agencia de comunicación Implementia Group. Publicó su primer relato El tango de los domingos olvidados en 2010, en la revista Cel Obert.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Notorious Ediciones. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Thu, 28 Nov 2013 12:12:54 +0000
"Tais", de Anatole France http://thecult.es/libros/tais-de-anatole-france.html http://thecult.es/libros/tais-de-anatole-france.html

Publicado en forma de libro en 1891, este relato de Anatole France otorga nueva vida a Tais, una cortesana de Alejandría que, por esos giros dramáticos que tiene el destino, acabó ingresando en el santoral cristiano. La peripecia moral de Santa Tais se desarrolla en el siglo IV, un periodo repleto de esos materiales con los que el tiempo va edificando los mitos.

La clásica traducción de Luis Ruiz Contreras, concienzudamente corregida por Luis Alberto de Cuenca, nos transmite un espíritu decadente, que a su modo, expresa en términos literarios el color de la pintura orientalista. Si buscamos una referencia transversal, nos hallamos ante un idóneo complemento de los cuadros de Jean-Léon Gérôme o de la ópera homónima de Jules Massenet (1894), inspirada en la obra de France.

En estas páginas, asistimos a la obsesión de Pafnucio, un eremita de los de cilicio y cogulla, que ha llegado a la cima del éxtasis haciendo que su alma viaje por los círculos del desierto. En Alejandría, el asceta descubre un objetivo supremo: la salvación de Tais, una bella libertina a quien conoció hace largo tiempo.

No adelantaré más detalles al lector. Ha de bastarle con saber que Pafnucio, al aproximarse a la cortesana, redescubre el sabor de la vida amorosa y ligera que un día abandonó. Mientras tanto, Tais, persuadida por el eremita –tan beato, y a la vez, tan vulnerable–, empieza a convencerse de que la eternidad se presenta ante ella con grandísimo resplandor.

La paradójica conversión de ambos personajes va componiendo el meollo de este libro en el que sensualidad y misticismo se atraviesan felizmente.

Presten atención los cinéfilos porque la obra de France fue llevada a la pantalla en dos ocasiones durante el mismo año, 1917. La versión estadounidense, dirigida por Hugo Ballin y Frank Hall Crane, tiene todo el sabor del pulp, y anticipa la estética del peplum religioso que triunfaría años después.

En cambio, la adaptación italiana, realizada por Anton Giulio Bragaglia, es una fantasía vanguardista que se apropia de la estética del futurismo.

Su protagonista, por cierto, es una condesa eslava especializada en cobrarse piezas masculinas por el método que todos ustedes se imaginan.

Aunque en este libro ponga en juego su capacidad fabuladora, lo cierto es que Anatole France se inspira en los detalles sobre Tais expuestos en la clásica Vitae Patrum, traducida al latín por el jesuita Heribert Rosweyde e impresa por Balthazar Moret en 1615.

Hay otro motivo para recomendar esta edición. Me refiero a las bellísimas ilustraciones del pintor neoclásico Paul Albert Laurens, íntimo amigo de André Gide y maestro de artistas como Jean Bertholle, Albert Demarest, Jean Jules Louis Cavaillès, André Leroux y Nicolas Untersteller.

Sinopsis

La bellísima Tais, cortesana de Alejandría, que vivió en el siglo IV después de Cristo en el Egipto romano, tiene prendado al abad Pafnucio, que se empeña en redimirla —entre otros motivos, porque estaba loco por ella—. Y lo consigue, pues esta abandonó su vida de lujo y desorden e ingresa en un monasterio de religiosas por voluntad propia, sometiéndose durante cinco años a un estricto encierro en una celda mínima e insalubre, de la que salió solo para morir (eso sí, en olor de santidad).

El Premio Nobel de Literatura Anatole France recurre a la historia del obsesivo Pafnucio, quien ve demonios hasta en sus bolsillos, y la alegre y amorosa Tais. En su empeño por salvarse y huir del diablo, él será siempre un desgraciado, mientras a ella ni la sobriedad del convento le arrebatará la felicidad.

Paul Albert Laurens ilustra magistralmente esta historia cuya traducción ha sido revisada escrupulosamente por Luis Alberto de Cuenca, que también se hace cargo del prólogo y la edición.

Ficha editorial

Tais

Anatole France

Traducción de Luis Ruiz Contreras, revisada por L. A. de Cuenca

Colección: Literatura

Ilustrador: Paul Albert Laurens

Páginas: 240

Formato: 13 x 20 rústica con sobrecubierta y cuadernillos cosidos

Precio: 16,50 €

ISBN-13: 978-84-940940-3-3

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Reino de Cordelia. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (Guzmán Urrero) Libros Wed, 29 May 2013 16:26:16 +0000
Alrededor de Luis Alberto de Cuenca http://thecult.es/libros/alrededor-de-luis-alberto-de-cuenca.html http://thecult.es/libros/alrededor-de-luis-alberto-de-cuenca.html

Alrededor-de-Luis-Alberto-dAlrededor de Luis Alberto Cuenca es una antología de textos en torno a este poeta, traductor y ensayista, cuya dimensión poética es analizada en consonancia con su faceta de lector y profundo amante de la literatura popular. ]]> correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Libros Mon, 16 Apr 2012 07:49:08 +0000