"Vampiros", de Alexéi K. Tolstói

Leí por vez primera a Alexéi Konstantinovich Tolstói (1817-1875) por casualidad, que es la manera en que uno acaba descubriendo siempre a los escritores de culto. Se lo debo a aquella magnífica antología en dos volúmenes que J.A. Molina Foix reunió bajo el título de Horrorscope: mitos básicos del cine de terror (Madrid, Nostromo, 1974).

Traducidos impecablemente por Susana Carral, los mejores cuentos de Poe reclaman de nuevo nuestra atención, convenciéndonos de que los contraluces, los portones oscuros y los visillos entrecerrados son la mejor invitación que un lector puede recibir.

Los más veteranos saben que cuando uno habla de vampiros, lo más importante es contar con un experto que sepa cómo detenerlos. Y esto, créanme, ocurre tanto en la ficción como en ese tipo de pesadillas que contaminan nuestra vigilia. A falta de un Van Helsing dispuesto a afilar su estaca, no se me ocurre mejor compañía, a la hora de entender el vampirismo, que el erudito Augustin Calmet (1672-1757).

A más de un siglo y medio de distancia, parece como si John Ruskin (1819-1900) hubiera escrito este cuento pensando en la eternidad. Los lectores han cambiado, es cierto, pero aún nos reconocemos en la magia de este relato victoriano, en el que su autor combina sus dotes literarias con su personal filosofía, de gran originalidad conceptual.

Hay diversas razones por las que esta antología puede considerarse un resumen perfecto de la obra poética de Luis Alberto de Cuenca. Y aunque el tramo recorrido es amplio ‒la selección arranca en 1972 y nos lleva hasta 2014‒, lo cierto es que uno puede leerla sin distracciones históricas, como si el autor vistiese su poesía con distintos ropajes no a través del tiempo, sino desde una pasión muy actual.

(El 5 de agosto de 1939 morían fusiladas las "Trece Rosas". Su recuerdo me ha traído éste otro).

"Poesía 1979-1996", de Luis Alberto de Cuenca

La edición que nos ofrece Juan José Lanz de la poesía de Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) es, simplemente, modélica. En este volumen editado por Cátedra, y que lleva por título Poesía 1979-1986, los seguidores de De Cuenca encontrarán cuatro de sus poemarios, una formidable introducción y un aparato exhaustivo de notas que define hasta en el más mínimo detalle el universo del escritor madrileño.

Tanto en los ensayos de Luis Alberto de Cuenca como en su poesía, detectamos la presencia de un lector agradecido. El autor habita en la literatura ‒no distingamos entre la elevada y la popular‒, y confirma de ese modo la feliz expresión de Octavio Paz: las letras entendidas como casa de la presencia, esto es, como un espacio que nos acoge en un presente fluido y constante.

En Voces de ahora (Notorious, 2013), Silvia Coma dialoga en profundidad con figuras destacadas de nuestra cultura. A través de esta apasionante recopilación de entrevistas, Coma retrata en su libro el temperamento de personalidades como Juan Marsé, Enrique Vila-Matas, Ignacio Martínez de Pisón, Jaume Cabré, Luis Alberto de Cuenca, José Luis Garci, Eduardo Torres-Dulce, Javier Coma, Joan de Sagarra...

Reseña: "Voces de ahora", de Silvia Coma

No sé en qué momento preciso de la historia reciente el periodismo entró en crisis, pero el instinto me dice que libros como éste, tan lleno de vigor y de interés, pueden contribuir a la salud de nuestra profesión.