Trestesauros500

Crítica: "Viudas" (Steve McQueen, 2018)

Este film del director Steve McQueen (nunca nos acostumbraremos a que se llame como la legendaria estrella) se basa en un concepto muy sencillo: las viudas de unos criminales muertos se reúnen para dar un golpe por su cuenta.

Lo digo demasiadas veces e intentaré no decirlo más, pero es una una pena que algunas películas se estrenen directamente en plataformas digitales sin ofrecer la opción de disfrutarlas en salas de cine (o coleccionarlas en formato físico). En el caso de esta nueva obra de los hermanos Coen, dicha pena es todavía más aguda, ya que se trata de un excelente wéstern, repleto de paisajes y encuadres que piden a gritos la pantalla más grande posible para ser disfrutados en condiciones.

Si alguien no supiese nada acerca de la carrera de Liam Neeson, al ver ese rostro más bien melancólico, incluso vulnerable, jamás sospecharía que el actor norirlandés es una presencia habitual en el cine de acción.

Crítica de "Infierno blanco" (2012)



En Infierno blanco (The Grey), el director Joe Carnahan y el actor Liam Neeson aportan un nuevo título a un subgénero en desuso: los llamados natural horror films, idóneos para sentir escalofríos bajo la amenaza de tiburones carniceros, osos en busca de presas humanas o, como aquí sucede, lobos defendiendo su territorio a dentelladas.

Crítica de "Chloe" (2009)



Catherine (Julianne Moore) es una profesional de éxito que siente que su vida personal se está derrumbando. Su hijo cada día le muestra más agresividad, se siente mayor y carente de atractivo y, por si fuera poco, tiene la sospecha de que su marido (Liam Neeson) le engaña con jovencitas. Para probar su infidelidad, planea una treta poco usual: tentar a su marido con un cebo, una joven prostituta llamada Chloe (Amanda Seyfried). Lo que no se imagina es que tras la aparente docilidad y dulzura de Chloe se ocultan unos planes maquiavélicos.

"Infierno blanco" ("The Grey", 2012)

En Infierno blanco, el personaje de Liam Neeson es el líder de un indisciplinado grupo de trabajadores de una refinería cuyo avión se estrella en las remotas montañas de Alaska. Los supervivientes, expuestos a heridas mortales y un tiempo inclemente, disponen de pocos días para escapar de los gélidos elementos (y de una feroz manada de lobos cazadores) antes de que sea demasiado tarde.

"Excalibur" (John Boorman, 1981)



La leyenda del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda sirven de inspiración a John Boorman en esta bellísima e influyente producción británica.

"Love Actually" (Richard Curtis, 2003)



Es una suerte para los aficionados a la comedia que Richard Curtis no sea un buen actor. El guionista de series de TV como “Blackadder” y “Mr. Bean” y de películas tan populares como Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill y El diario de Bridget Jones, que debuta como realizador con esta comedia coral que enhebra varias historias románticas, decidió abandonar su vocación inicial de periodista cuando entró a estudiar en Oxford y quiso probar suerte con la interpretación.



Los buenos guiones de thriller se reconocen porque todo –desde el misterio inicial hasta ese MacGuffin que nos despista– queda bien justificado en el desenlace. Cualquier cinéfilo de veteranía media descubrirá más de una costura abierta en Sin identidad, y sin embargo, su realizador, Jaume Collet-Serra, consigue, a fuerza de tesón y talento, restar importancia a esos detalles deshilvanados.



Al igual que su predecesora, Furia de Titanes 2 se plantea como un paseo por los temas favoritos del peplum y del cine fantástico: héroes y dioses, criaturas mitológicas y aventureros sin temor a lo desconocido, capaces de afrontar retos fabulosos.