Trestesauros500

Entre el 11 y el 18 de octubre de 2018, Oviedo ‒y por extensión, la cultura española‒ rindió homenaje a Martin Scorsese. Antes de que pronunciase su discurso en el Teatro Campoamor, durante la ceremonia en la que recibió el Premio Princesa de Asturias de las Artes, el director de Taxi Driver y Toro salvaje de intervino en varios actos, y en cada uno de ellos, como si dividiese en capítulos un largo testimonio, fue dosificando opiniones y confidencias, relacionadas con el cine, pero también con su biografía y su filosofía personal.

La vida es dura y todo son problemas, pero los ciudadanos del primer mundo a veces nos ahogamos en un vaso de agua. ¡Hoy no me funciona Internet! ¡Estoy perdido! Bien, en esos momentos conviene recordar que gran parte de la población mundial se reiría de estas cosas, ya que la única tarea que muchas personas tienen al largo del día es llegar vivas a la noche.

Con esta nueva película, Baz Luhrmann vuelve a confirmar que la suya es una de esas personalidades ancladas en un estilo del que nadie logrará sacarlas. Convirtiendo la obra maestra de Francis Scott Fitzgerald en estímulo creativo, el realizador australiano traduce el original literario en un caleidoscopio visual que más bien parece una mezcla de anuncios de Chanel, Martini y Moët Chandon, con efusiones que no desentonarían en un reportaje de Vogue o en un videoclip de Beyoncé o Christina Aguilera.

Django desencadenado es un viaje largo –165 minutos– pero divertido y apasionante, tanto desde el punto de vista cinéfilo como desde la perspectiva del espectador que quiere sólo disfrutar de lo lindo frente a la gran pantalla. Todos los ingredientes del cine de Tarantino, incluso los más imprudentes, tienen su lugar en este western de altos vuelos: una severa dosis de aventura, romanticismo, violencia, comedia y realismo sucio.



Si el buen cine engorda, he vuelto a fracasar en mi dieta. J. Edgar es un biopic sombrío, fascinante y revelador. Casi tanto como el verdadero J. Edgar Hoover.



Considerado una de las figuras más sugerentes del siglo XX, Howard Hughes fue un inteligente industrial, el productor de glamurosas películas y la quintaesencia del americano que toma riesgos, aunque él se viera a sí mismo, ante todo, como piloto aéreo.



La trama de Atrápame si puedes puede parecer un poco exagerada incluso para Hollywood si no fuera por el hecho de que se basa en una historia verdadera. “Lo que ocurre en la vida real es, a veces, mucho más fascinante que lo que uno pueda inventar”, comenta Leonardo DiCaprio, el actor que interpreta a Frank W. Abagnale Jr., el protagonista de la historia.

"Titanic" (James Cameron, 1997)



Para que un clásico funcione como tal, debe activarlo un creador con talento y ganas de pasar a la posteridad. En el caso de Titanic, James Cameron logra un espectáculo imperecedero con tres ingredientes cruciales: épica, romance y efectos visuales de última generación.



"Gangs of New York recrea una época de la cual sólo sabemos por medio de leyendas y de gente que dejó a su muerte un poco más que su nombre,” dice Luc Sante, el historiador y escritor. “Para hacer esta historia palpable, se requirió de un acto de imaginación colectiva.”



Edward Zwick, el director y productor de la película dice: “Para mí, este film trata de lo que es valioso. Para unos, puede ser una piedra preciosa, para otros tal vez sea una historia en una revista y para otros, tal vez sea un niño. Lo atractivo de esta historia es la yuxtaposición de un hombre obsesionado con encontrar un valioso diamante, y otro hombre que arriesga su vida para encontrar a su hijo.