Trestesauros500

Spade vs Marlowe

Al final de la película El halcón maltés, el policía, con el halcón en la mano, pregunta: “¿Qué es? Y Humprey Bogart le contesta: “El material con el que se forjan los sueños". La cita procede de La tempestad, de Shakesperare, y no aparece en la novela original. Se trata de una licencia de John Huston.

¿Sabes cómo silbar?

El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba desquiciado. Bien sabía que era algo que solía ocurrirle los lunes por la noche, tras un fin de semana ciertamente curioso, en el que se alternaban y ahora la palabra viene al pelo, botellas con libretos del guión. Mala cosa.

Todo el talento de la Warner se puso en acción, en ese año de 1944, para orquestar una sinfonía con todos sus aditamentos y la mejor melodía. Que no falte de nada, pensaron los sesudos warnerianos (no confundir con alemanes melómanos).

Lauren Bacall en el recuerdo

Lauren Bacall, nacida Betty Joan Perske, vino al mundo el 16 de septiembre de 1924 y nos dejó para siempre el 12 de agosto de 2014. Se convirtió en gran dama del cine negro gracias a las películas que protagonizó junto a Humphrey Bogart, Tener y no tener (1944), El sueño eterno (1946), La senda tenebrosa (1947) y Cayo Largo (1948). Tras la muerte de su amado Bogart, demostró sus virtudes para la comedia en Cómo casarse con un millonario (1953), junto a Marilyn Monroe, y Mi desconfiada esposa (1957), con Gregory Peck. También triunfó en Broadway, como protagonista de dos musicales,  Applause (1970) y Woman of the Year (1981).

La India en llamas (North West Frontier / Flame Over India, 1959) es un clásico ejemplo del cine británico de aventuras, rodado en suntuoso CinemaScope por el artesano J. Lee Thompson poco antes de emprender su carrera en Estados Unidos.

"Para definir el papel de Harper –dice Paul Newman– sencillamente me emborraché. Había leído el guión unas cuantas vecesy volaba de Liverpool a Nueva York cuando comencé a leerlo de nuevo. Hacía acotaciones específicas y en abundancia. Empecé a beber y a tomar notas a las 8,45. A las 10,30 estaba algo bebido y escribiendo como un loco".