logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

¿Qué se puede decir de King Kong que no se haya dicho ya? Es sin duda una de las películas de ciencia ficción más conocida de todos los tiempos y su criatura, el rey Kong, un icono cultural que sirvió de modelo para otros muchos monstruos gigantes en años venideros, desde El monstruo de los tiempos remotos (1953) y Godzilla (1954) hasta Parque Jurásico (1993).

Antes de lanzarse a la empresa de rodar King Kong, Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper filmaron varios documentales: Ra-Mu (1924-1934), Grass: A Nation Battle for Life (1925) y Chang (1927).

The Most Dangerous Game es un relato de Richard Connell que apareció en las páginas de Collier's Weekly el 19 de enero de 1924. Bajo el sello RKO, Irving Pichel y Ernest B. Schoedsack rodaron en 1932 esta adaptación en los decorados de la Isla de la Calavera, construidos durante la producción de King Kong.

El Origen del Planeta de los Simios (Rise of the Planet of the Apes), que en principio iba a titularse Rise of the Apes, responde a esa fórmula llamada reboot o precuela, y que consiste en imaginar los orígenes de una determinada franquicia desde un punto de vista actualizado. Habrá quien no resista la tentación de comparar esta producción con El planeta de los simios (1968) y con la versión rodada en 2001 por Tim Burton, pero está claro que la excelente cinta de Rupert Wyatt tiene muchos puntos a su favor.



Rise of the Planet of the Apes (El Origen del Planeta de los Simios), que en principio iba a titularse Rise of the Apes, responde a esa fórmula llamada reboot o precuela, y que consiste en imaginar los orígenes de una determinada franquicia desde un punto de vista actualizado. Habrá quien no resista la tentación de comparar esta producción con El planeta de los simios (1968) y con la versión rodada en 2001 por Tim Burton, pero está claro que la cinta de Rupert Wyatt tiene muchos puntos a su favor.

"King Kong" (Peter Jackson, 2005)



Cuando un joven neozelandés llamado Peter Jackson vio una película de los años treinta en blanco y negro significó mucho más que el típico entretenimiento del viernes noche; de hecho, cambió su vida.

Tras meterse en el ambiente sureño con su aristocrático y divertido papel en la película El gran guardaespaldas (1976), a las órdenes de Bob Rafelson, Jeff Bridges afronta por vez primera los rigores de una gran producción con la nueva versión de una película que confiesa haber visto al menos diez veces durante la infancia.

Este gorila gigantesco, ideado por el novelista Edgar Wallace y los cineastas Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper, ha invadido el imaginario popular hasta convertirse en la versión más conocida del mito de la bella y la bestia.