graciasportadadefesq

No es mucho lo que un viejo lector de tebeos le pide a una película de estas características.  Si lo pensamos bien, el problema ‒para quien quiera verlo‒ es que hemos convertido el subgénero de los superhéroes en algo que sólo llegó a ser raramente: algo profundo y tirando a serio, con una gravitas desproporcionada.

No, no se confundan. Esta no es sólo la secuela de un gran éxito. Tampoco es sólo un blockbuster de colores brillantes y acción explosiva. Es algo más. Sin dejar que la expectativa al otro lado de la pantalla le ponga nervioso, Joss Whedon ha vuelto a superar las previsiones, regalándonos una espléndida aventura, que además de acción tiene alma.

A estas alturas no sé si hace falta explicar la extraña génesis de esta aventura galáctica. La cuestión es ¿funciona para los que no han visto con anterioridad la serie Firefly (2002), de Joss Whedon?

Joss Whedon es un cineasta y escritor muy creativo. Tanto, que para descansar y divertirse, hace cosas como esta pequeña película, rodada entre amigos en un par de semanas, en el "tiempo libre" entre el rodaje y la postproducción de su mega–éxito Los Vengadores.

Esta segunda entrega de la saga cinematográfica inspirada en las novelas juveniles de Rick Riordan tiene menos medios que su predecesora, Percy Jackson y el ladrón del rayo, y su reparto también es inferior. Sin embargo, convirtiendo la necesidad en virtud, la película se presenta como una aventura ligera y agradable, que no defraudará a los espectadores jóvenes.



No comparto para nada el gusto por el cine de terror actual. Salvo excepciones, encuentro aburridísimo el recurso del found footage, no me asusto lo más mínimo con los falsos documentales de tema satánico, y detesto con toda mi alma el torture porn y la serie Z que se enorgullece de serlo y que nos vende escoria con nuestra aparente complicidad, insultando la memoria de los viejos maestros que hacían arte con cuatro dólares.

Morning Glories nº1

Su creador, Nick Spencer, describe Morning Glories (2010) como un cruce entre Runaways y la teleserie Perdidos (Lost). No se me ocurre un modo mejor para definir este exitoso cómic, repleto de sorpresas, mucha adrenalina, giros inesperados e inquietudes adolescentes.



Mientras el magnífico reparto de Marvel: Los Vengadores (ver crítica) preparaba sus papeles, el equipo de realización se ocupaba de buscar las localizaciones donde se iba a rodar la película. Cuando la historia de Los Vengadores se desarrolla en Nueva York, la logística de una producción tan enorme no estuvo exenta de dificultades.

"Serenity" (Joss Whedon, 2005)



El guionista y director de las series de éxito Buffy, la cazavampiros y Angel, Joss Whedon, nominado a un Oscar y a un Emmy, debuta en la gran pantalla como director con Serenity, un western de ciencia-ficción.