graciasportadadefesq

¡Que no se escape!

Del mismo modo que los templos se construyen para confinar a los dioses  y evitar que anden desperdigados por el mundo –imaginad qué molesto sería, y qué inconveniente–, podemos aventurar que el marco encierra la pintura para que esta no se derrame e inunde la realidad, o eso que llamamos realidad, con la otra realidad representada en lo que, sea cual sea su soporte, el marco convierte en “cuadro”. En realidad, son otros y diversos los motivos que justifican la existencia del marco, pero permitidme la licencia de incluir este entre ellos.