Trestesauros500

De todas las maneras que tiene un escritor de ciencia ficción de alcanzar la fama, sin duda la más original fue la elegida por Lafayette Ronald Hubbard. No llegó a ella a través de sus numerosos relatos firmados con diversos pseudónimos (Rene Lafayette, Tom Esterbrook, Kurt von Rachen, Captain B.A. Northrup, Winchester Remington Colt), sino en su calidad de fundador de la Iglesia de la Cienciología.

El Tony Manero de mi calle se llamaba Enrique, trabajaba en los astilleros y caminaba por la acera dorada por el sol con un aire entre chulesco y desvalido. Cuando llegaban los fines de semana, dejaba atrás el mono azul y la bicicleta para subirse a la pista del club y contonearse de uno a otro lado mirando a las chicas que estaban en edad de ser conquistadas.

"Pulp Fiction" (Quentin Tarantino, 1994)

El fenómeno se llamó Pulp Fiction, e impactó en los cines en 1994. "Quedamos boquiabiertos –dice el realizador Kevin Smith–, convencidos de que habíamos visto algo genial. Pulp Fiction era genial sin ningún esfuerzo, una película que había que ver y recomendar a la gente; al verla, te sentías parte de algo".

John Travolta interpreta en esta película a un serbio empeñado en vengarse del oficial norteamericano que un día apuntó hacia su nuca con un fusil de asalto. Un soldado, encarnado por Robert De Niro, que ahora vive un solitario retiro en la montaña, y que trata de conjurar los fantasmas de la guerra de Bosnia.

Con el papel de Danny Zuko, John Travolta se consolidó en los setenta con esta versión cinematográfica del éxito escénico Grease, estrenado el 14 de febrero de 1972 en el Eden Theatre, de Broadway. En el mismo reparto, la estrella de la canción Olivia Newton-John debutó en el cine americano con el rol de Sandy, la ingenua enamorada de Travolta.



El protagonista de “Bolt” es un perro que de repente se topa con una realidad inesperada. El perro fue lo que llamó la atención del productor ejecutivo John Lasseter.

Desde París con amor, la película

John Travolta vuelve a disfrutar del Royale con Queso en esta violenta excentricidad, una buddy movie con el particular sabor de las taquilleras producciones de Luc Besson. Tras la cámara, su hombre de confianza Pierre Morel.

Cuando Denzel Washington se sitúa ante nosotros, la rutina de las cámaras y los micrófonos toma un cariz completamente distinto.

Vaya por delante una obviedad: Wild Hogs, de Walt Becker, es una comedia tan cuidadosa en su reparto como eficaz en su puesta en escena.