Trestesauros500

Johannes Kepler fue concebido a las 4.37 horas del 16 de mayo de 1571, y nació prematuramente, el 27 de diciembre a las 14.30, tras un embarazo que duró 224 días, 9 horas y 53 minutos.

La visión de Kepler fue, durante un tiempo, única. La influencia de la narrativa caballeresca y de viajes a tierras exóticas y lejanas propia de siglos anteriores aún se reflejaba en las obras de viajes interplanetarios. Aunque tanto Dante en su Paraíso (1313-1321) como Ludovico Ariosto en su Orlando Furioso (1532) presentaban personajes que viajaban a la Luna, el segundo es a menudo mencionado como un precursor de la ciencia-ficción, mientras que el primero no.

Mientras Kepler profundizaba en los mecanismos del universo copernicano y se convertía en su más destacado defensor, el obispo de la localidad galesa de Llandaff, Francis Godwin, escribía la primera narración de viajes espaciales en lengua inglesa. The Man in the Moone: or A Discourse of a Voyage Thither, by Domingo Gonsales (El hombre en la Luna o una disertación sobre el viaje hasta allí, por Domingo Gonsales) es otro trabajo clave en la ciencia ficción primitiva.

Ciencia contra magia

En el primer capítulo de esta brevísima introducción a la magia, me referí a los componentes científicos de la magia (La ciencia de la magia) o, si se prefiere, a los rasgos que se pueden detectar en la magia y en artes como la alquimia y la astrología que coinciden con la manera de descifrar la naturaleza que empleará la futura ciencia.