graciasportadadefesq

Hay un lugar en Internet llamado Rotten Tomatoes donde se reúnen las críticas de la prensa especializada (estadounidense, en su mayoría) y de los usuarios para calcular un “consenso”, una puntuación final. Para muchos, esta puntuación es Ley indiscutible, y conviene callarse la opinión sobre una película hasta no haber consultado cuál es el “consenso”, para no ir contra la corriente.

Este nuevo film de los hermanos Coen resulta desconcertante. Está bien que uno no sepa claramente qué pensar sobre una cinta según sale de la sala, más que nada porque hoy en día siempre se sabe qué esperar de la mayoría de las películas antes de verlas.

Resulta curioso que Steven Spielberg ‒director‒ y los hermanos Coen ‒guionistas‒, en su momento considerados como esenciales representantes del cine moderno y renovador, acaben portando la llama del Hollywood más clásico con esta película, un film adulto ‒que no aburrido‒, bien hecho, elegante y ajeno a las modas.

Mil maneras de perder el sombrero

¿Qué ocurre cuando los hermanos Coen hacen un loosely based de una novela de Hammett titulada La llave de cristal? Muy sencillo. Se filma Muerte entre las flores.

Cuando Coen es tu apellido

George Clooney, Ethan Coen, Catherine Z. Jones y Joel Coen durante el rodaje de "Crueldad intolerable" © 2003 Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Pueden acertar más o menos, pero está claro que los Coen –ahora que ya se les puede considerar veteranos– no se han dormido en los laureles, y siguen creando las películas que les apetece hacer, sin ajustarse especialmente a fórmulas, ya sean comerciales o autorales.

Cinco chicos van a pasar el fin de semana a una cabaña en medio de un espeso bosque en las montañas de Tennesse.

"Sangre fácil" (1984)



Una película de culto; una obra maestra del género en una nueva versión reeditada, cuatro minutos más corta, con el sonido completamente remasterizado en Dolby Digital 5.1 y con nuevos temas musicales añadidos a la banda sonora original.

"Gambit" (Michael Hoffman, 2012)



En 1966 llegó a las pantallas Ladrona por amor (Gambit), otro intento de poner los puntos sobre las íes de lo que debería ser el robo perfecto. El cine de atracos estaba de moda en los sesenta, y Ronald Neame consiguió que esta película figurase entre las ofertas más atractivas del género, gracias a un reparto encabezado por Michael Caine y Shirley MacLaine.



El autor Cormac McCarthy, disidente literario que ha alcanzado el nivel de leyenda moderna, ya era muy conocido por sus extraordinarias historias con el cambiante Oeste estadounidense de telón de fondo cuando publicó No es país para viejos en 2003.