logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Pétalos de rosas sobre el asfalto mojado

El amor se condensa en una carta. Las palabras cuentan lo que los labios callan. Los ojos en los ojos desnudos se han quedado. Nada hay que no sea sufrimiento después de tantos años. El tiempo que ha pasado no ha convertido en agua clara el sueño que viviste después de conocerlo tan de cerca. Él no ha entendido y tú no has sido capaz de olvidar.

Presencia ausente

En ocasiones, cuando la enredadera de la vida se cruza y lo atraviesa todo generando esa confusión que necesita tiempo para deshacerse, pienso en Rebecca. En esa imagen de la chica sin nombre que sueña con la antigua mansión que se desmorona al compás del fuego dejando atrás el miedo y la aprensión. “Anoche soñé que volvía a Manderley”…

Maxim de Winter (Laurence Olivier), viudo, conoce a una muchacha tímida y sencilla (Joan Fontaine) de la que se enamora y termina casándose con ella. Tras una feliz luna de miel regresan a la mansión familiar de Manderlay. La nueva señora de Winter se percata de que Rebecca, la primera esposa de Maxim, murió ahogada, y que en la mansión todo el mundo la veneraba. La dama de llaves de la mansión (Judith Anderson), devota de Rebecca, no tarda en sentirse afectada por la presencia de la joven sucesora. Poco a poco, la señora de Winter se va sintiendo cada vez más desdichada y desesperada.