Jim Preston (Chris Pratt) sólo quería emprender una nueva vida en otro planeta. ¿Era eso tanto pedir? Jim quería ser un colono espacial, pero acaba de descubrir que su cápsula de hibernación se ha desactivado noventa años antes de lo previsto. Para su desgracia, no puede regresar al estado de letargo y morirá de viejo antes de llegar a su destino.

En los albores del moderno cine de superhéroes, la escasez de oferta nos permitía desplegar un entusiasmo que ahora, gracias a la consolidación de este subgénero, podemos moderar en mayor grado. En este sentido, aunque X-Men: Apocalipsis sea una cinta entretenida y grata de ver, se ve condicionada por la proliferación de títulos de la misma naturaleza que se han ido acumulando en nuestra cartelera y en nuestra memoria inmediata.

En el arco argumental Días del futuro pasado (Days of Future Past, "The Uncanny X-Men" nº141-142, enero-febrero de 1981), los creadores que se encargaban de tramar nuevas aventuras para la Patrulla X, Chris Claremont y John Byrne, tuvieron una brillante idea. Plantearon una distopía futura en las que los mutantes eran eliminados o trasladados a campos de concentración, e idearon asimismo una solución. En ese magnífico tebeo, la Kitty Pryde del futuro viaja telepáticamente al presente (1980) para prevenir junto a sus camaradas esa tragedia que aún está por llegar. El concepto del Multiverso, con sus distintas líneas históricas, es bien conocido por los lectores de los cómics Marvel, así que a nadie le sorprendió que Kitty fuera capaz de este salto interdimensional.

Divertida, descarada, y sobre todo, inteligente. Estas son, en mi opinión, las tres cualidades que definen esta película, una comedia de cuya proyección se sale con una ligereza de ánimo que no es frecuente en el cine actual.

Lo ha dicho uno desde hace mucho: cuando el talento se pone al servicio del cine comercial, el público está de enhorabuena. Obviamente, la saga de Los Juegos del Hambre es un fenómeno fundamentalmente juvenil, pero lo cierto es que esta película –la segunda entrega del ciclo inspirado en las novelas de Suzanne Collins– encierra bastantes más valores de los que parece.

El miércoles, 13 de noviembre, el director Francis Lawrence y el elenco protagonista de Los Juegos del Hambre: En llamas, Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson y Liam Hemsworth presentaron la película en Madrid. Durante su encuentro con la prensa, la actriz amplió detalles sobre el rodaje y sobre lo que ha significado para su carrera el papel protagonista en esta saga.

La capacidad de disfrute de una película es inversamente proporcional a la cantidad de información sobre la misma que el espectador posea. Este axioma lo interiorizamos tras una serie de interesantes conversaciones con el donostiarra, compañero de estudios por aquel entonces y ahora prestigioso guionista y director, Luiso Berdejo. Su teoría sobre el disfrute del cine era esta: cuanto menos sepas, mejor.