graciasportadadefesq

Una novela basada en unos hechos reales y en otros más bien dudosos (Horror en Amityville, de Jay Anson, publicada en 1977), y una fachada lateral con unas ventanas que parecen ojos, han sido base suficiente para la creación de una interminable serie de películas, todas ellas centradas en el caserón encantado de Amityville. Nada menos que un ciclo de 18 entregas, iniciado con la exitosa, aunque no especialmente magistral, Terror en Amityville (Stuart Rosenberg, 1979).

El aficionado al cine de animación siempre ha tenido que enfrentarse a algo muy frustrante: la mayoría de la producción animada consiste en películas infantiles o destinadas a toda la familia.