graciasportadadefesq

Estamos en una época de exageraciones y frases hiperbólicas. ¿La razón? Bueno, principalmente la intención de llamar la atención en un mar infinito de titulares, opiniones y productos, pero también la poca experiencia, memoria o bagaje cultural de quienes suelen decir que cada película que se estrena es la peor o la mejor de la Historia del Cine (que para ellos suele comenzar alrededor del año 2008).

Uno se da cuenta de lo poco que sabe sobre negocios cuando se entera de que estrenan una nueva entrega de Piratas del Caribe. ¿No se suponía que las secuelas de la primera película (La maldición de la Perla Negra, 2003) no habían sido del agrado del respetable, en especial la cuarta entrega (En mareas misteriosas, 2011)?

Hace años, Jordi Mollà y Javier Bardem se jactaban de haber rechazado ofertas de George Lucas y Steven Spielberg para intervenir en Star Wars y Minority Report, respectivamente.

A medida que pasan los años, crece el prestigio del octogenario escritor norteamericano Cormac McCarthy, natural de una ciudad media como Providence, en un estado del Este como Rhode Island, pero vecino de una ciudad fronteriza como El Paso, en un estado periférico como Texas.



De la mano del director mexicano Alejandro González Iñárritu llega Biutiful (2010), una tragedia urbana ambientada en una oscura y atípica Barcelona y protagonizada por un inmenso Javier Bardem. Una coproducción hispano-mexicana cuya génesis se remonta varios años atrás, a una fecha tan temprana como otoño de 2006, cuando algunas piezas de la historia empezaron a cobrar forma en la mente de su autor.



El autor Cormac McCarthy, disidente literario que ha alcanzado el nivel de leyenda moderna, ya era muy conocido por sus extraordinarias historias con el cambiante Oeste estadounidense de telón de fondo cuando publicó No es país para viejos en 2003.



Una de las intenciones que tiene Alejandro González Iñárritu en Biutiful es reflejar una historia de redención en una urbe populosa, febril y problemática, donde la emigración se convierte en un destino definitivo.

"Come, reza, ama" (Ryan Murphy, 2010)



Con un título similar al de una magnífica película de Ang Lee, este nuevo vehículo para la duradera estrella Julia Roberts relata la crisis existencial de Liz Gilbert, una acomodada escritora norteamericana que busca la paz interior visitando diferentes países y probando distintas filosofías vitales.

Cómo se hizo "Come, reza, ama"

Julia Roberts leyó las memorias de Elizabeth Gilbert, Come Reza Ama, cuando se publicaron en el año 2006. Le envió el libro a uno de sus mejores amigos, ambos lo leyeron al mismo tiempo y conectaron inmediatamente con la historia.

Bardem en el país de los Coen



De vez en cuando, los psicópatas de Hollywood aparecen al otro lado de una curva y nos estremecen con un primer plano.