En 2009, David Grann publicó la crónica de una doble aventura: la que protagonizó el explorador, militar y cartógrafo Percival Harrison Fawcett, y la que vivió el propio Grann siguiendo los últimos pasos de aquel aventurero excepcional.



La idea de la película nació a partir de la foto del entierro de un policía publicada por el New York Times. “En la foto había varios hombres hechos y derechos abrazándose, llorando a lágrima viva porque habían matado a uno de sus compañeros”, recuerda el director. “La imagen era realmente conmovedora”.