logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Por alguna razón que se me escapa, a comienzos y mediados de los ochenta del pasado siglo, se produjo en el cine de ciencia ficción un florecimiento de películas relacionadas con el viaje en el tiempo: Los héroes del Tiempo (1981), Terminator (1984), Regreso al Futuro (1985), Star Trek IV: Misión Salvar la Tierra (1986), Peggy Sue se Casó (1986)… La moda, no obstante, arrancó en 1979 con una película que revisitaba la idea de la Máquina del Tiempo de Wells bajo una nueva perspectiva.

Respuestas sin preguntas

Existe alrededor de Sherlock Holmes un terreno para la investigación tan complejo y caótico que resulta difícil presentarlo de manera coherente. Se trata de todas las novelas y relatos en los que aparece Sherlock Holmes pero que no se atribuyen a Arthur Conan Doyle.

Primero de septiembre de 1888. William Nichols procede a identificar el cuerpo estrangulado de su esposa Mary Anne Nichols, Polly, a la que había abandonado once años antes, abocándola a una espiral de alcoholismo y prostitución de la que no iba salir con vida.

El caso de Jack el Destripador ha seguido adelante. Trabajosamente. Sin descanso. No tiene sentido cerrarlo, porque la categoría de los sospechosos aún hace girar las ruedas de nuestra imaginación. Es criminología victoriana para el consumo de masas. ¿Quién puede resistirse a ello? Una dieta rica en sangre y sombras que Alan Moore traduce al lenguaje del cómic en From Hell, un clásico de la historieta que ahora llega a nuestras librerías en la edición que podemos considerar definitiva.

"From Hell", de Alan Moore

Edición de la obra completa de Moore y Campbell revisada y complementada con comentarios de Alan Moore en esta revisitación del mito de Jack el Destripador, a su vez disección despiadada de la sociedad victoriana.

No sé si a ustedes les gustan los pastiches. A mí me gustan enormemente, tal vez porque prolongan la vida de viejas figuras literarias más allá de la existencia terrenal de sus autores. Los seguidores de Sherlock Holmes conocen cientos de ellos, y es un placer comprobar que el detective continúa muy activo aunque su creador, Arthur Conan Doyle, se nos fuera al otro barrio en 1930.



A estas alturas, ignoro qué es más atrayente: si el personaje del Conde Vampiro o todas las leyendas que circulan en torno a su creación. Así, también se ha dicho que Bram Stoker se inspiró en asesinos auténticos para diseñar a Drácula.