graciasportadadefesq

Se dice que el rey Arturo regresará de su merecido descanso en Avalón cuando Inglaterra más le necesite. Posiblemente lo haga ahora, para vengar la afrenta que ha perpetrado Guy Ritchie con esta espantosa película.

Guy Ritchie se ocupa de esta versión cinematográfica de una muy popular serie de los 60 (El agente de C.I.P.O.L.) que muy pocos de los nacidos después de esa época han visto, aunque la conozcan de oídas, en el mejor de los casos.



Al plantear su primera aproximación al personaje, Guy Ritchie exploró detenidamente el canon holmesiano –los escritos de Conan Doyle– y actualizó al personaje con humor y acción, sin perder el respeto a su perfil literario. Hubo polémica, y más de un ruidoso malentendido por parte de críticos que desconocían u olvidaron los textos originales. Por suerte, aquello se saldó con un rotundo éxito comercial que justifica esta segunda parte: Sherlock Holmes: Juego de sombras (Sherlock Holmes: A Game of Shadows).

A estas alturas de su gira promocional, la emoción aún no ha desaparecido. Robert Downey Jr. y Jude Law se dedican sonrisas y comparten la misma desenvoltura frente a los micrófonos.

Sherlock Holmes, de Guy Ritchie

Dirigida por Guy Ritchie y escrita por Michael Robert Johnson, Anthony Peckham y Simon Kinberg, Sherlock Holmes demuestra que el famoso detective no envejece. Cambia, se adapta a los tiempos y afronta inesperadas aventuras, pero no envejece.