graciasportadadefesq

Los géneros cinematográficos evolucionan parejos a la sociedad, y lo común en las películas de misterio y/o terror actuales es que las tecnologías digitales formen parte importante de la trama. Ahí tenemos, por ejemplo, títulos como Open Windows (Nacho Vigalondo, 2014) o Eliminado (Levan Gabriadze, 2014), donde típicas historias de suspense y miedo se narran a través de las pantallas de diferentes redes sociales o aplicaciones informáticas.

Empecemos con algo positivo: Gore Verbinski satisface al público infantil con un artefacto entretenido y ágil, que aprovecha los recursos de un magnífico diseño de producción. Por desgracia, El Llanero Solitario no es fiel a ese admirable personaje al que pretende homenajear, y para oscurecer aún más las cosas, la película se debate entre tantos estados de ánimo que acaba aturdiendo a cualquier espectador que espere algo más que saltos y carreras.

"Rango" (Gore Verbinski, 2011)



Todos y cada uno de los encuadres de Rango tienen una obvia vocación, y ésta no es otra que la de homenajear a los clásicos menores del western. Impecable en su factura técnica y con alguna que otra secuencia brillante, la película presenta inconvenientes allí donde menos interviene la magia digital. Es decir, en el guión.