graciasportadadefesq

En el mundo anglosajón, la figura de Richard Holmes posee un relieve extraordinario. Como historiador y biógrafo, Holmes ha acuñado un estilo propio, que podemos resumir con esta reflexión que él mismo citó a un entrevistador de The Guardian: si uno se limita a ser un erudito, el relato que cuente carecerá de vida, pero si se limita a ser un contador de historias, entonces resultará ridículo.