Trestesauros500

"El caso Saint-Fiacre", de Georges Simenon

Misterios y sospechas aparte, acaso lo más lúcido en las novelas del comisario Maigret son sus percepciones de la naturaleza humana: los detalles más desconcertantes del alma y el mecanismo casi arbitrario que nos agita entre el bien y el mal, entre la rutina y la tragedia.

“El comisario Maigret, de la primera Brigada Móvil, levantó la cabeza y tuvo la impresión de que el ronquido de la estufa de hierro colocada en medio de su despacho y unida al techo por un grueso tubo negro se hacía más débil. Dejó el telegrama, se levantó pesadamente, reguló la llave y echó tres paletadas de carbón.