logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

La vida de perfil

Las sombras chinescas son títeres de dos dimensiones, recortados en papel o en cartón, cuyo perfil se proyecta sobre una pantalla desde el lado opuesto al del espectador. Las figuras se manejan desde abajo o desde la parte posterior.

Los Rayos X y la magia

"¡Yo he visto a mi muerte!" exclamó la esposa de Röntgen al contemplar su propio esqueleto cuando el científico alemán tomó la primera imagen de rayos X de su mano.

“Placeres, no tentéis al corazón sombrío” –escribía Baudelaire por aquellas fechas– “La admirable primavera ha perdido su aroma”.

Esta prodigiosa película (Voyage à travers l'impossible) demuestra que en 1904 Georges Méliès había alcanzado su apogeo creativo.

Crítica de "La invención de Hugo"



Antes o después, era evidente que el libro de Brian Selznick La invención de Hugo Cabret (The Invention of Hugo Cabret) iba a ser llevado al cine. Lo singular del caso es que sea Martin Scorsese, a las órdenes de un fabuloso reparto, el encargado de traducir a imágenes la fantasía de Selznick.

Cuando Martin Scorsese decidió rodar La invención de Hugo, tenía en mente que dicha película serviría de homenaje a uno de los principales pioneros del séptimo arte: el director e ilusionista Georges Méliès, nacido en París el 8 de diciembre de 1861 y fallecido en la misma capital el 21 de enero de 1938.

Cómo se hizo "La invención de Hugo"

Criado en una zona de Nueva York conocida como “Little Italy” en los años cuarenta y cincuenta, Martin Scorsese descubrió de pequeño una profunda relación dentro de las salas de cine de la época, no sólo en cuanto a la experiencia de ver películas, sino relativa también a la cercanía con su padre, quien se sentaba junto a él en el auditorio a oscuras, fomentando la incipiente pasión del futuro realizador por esa manifestación artística. En La invención de Hugo se advierte esa pasión.

Nacido en Teruel el 17 de octubre de 1871, Segundo de Chomón no sólo es un pionero de la ciencia-ficción y la fantasía en el cine, sino un espléndido creador de efectos visuales que sorprendió a los espectadores de su época con imágenes que aún hoy conservan su magia.

Tras viajar cinematográficamente a la Luna, Georges Méliès, decidido a acabar con sus competidores, encarnó al ingeniero Maboulouff para alcanzar el Sol en la estrambótica nave-tren de Viaje a través de lo imposible (Voyage à Travers l'Impossible, 1904).

A nadie se le oculta que el indiscutible pionero del cine de anticipación fue el francés Georges Méliès (1861­1938).