graciasportadadefesq

Gozo y dolor de la pasión

En dos libros densamente documentados pero de fluida narrativa –Historia cultural del dolor y Promesas incumplidas. Una historia cultural de las pasiones, ambos editados por Taurus en Madrid– Javier Moscoso ha cumplido una deriva por la historia de cuanto se ha dicho y, a veces, pensado acerca de la vida sentimental de los humanos. Norbert Elias en un libro señero como El proceso de la civilización propone definir las civilizaciones según los códigos que admiten y prohiben decir algo sobre los afectos. En fin, una retórica del corazón. Desde luego, una vez establecida la norma, se la puede violar, de modo que aparecen discursos áureos pero también negros.

"Carmen" según Bieito

El Teatro Real madrileño (bueno, no hay otro Teatro Real que no sea el de Madrid) estrenó en 1999 una producción de la Carmen de Bizet firmada por Emilio Sagi. Un excelente montaje de corte tradicional, con unos imponentes tanto como idóneos decorados de Gerardo Trotti y un bonito vestuario del diseñador español Jesús del Pozo. Sagi se tomaba escasas pero acertadas libertades como la de presentar un travestido Lillas Pastia. Ese mismo año 1999 se estrenaba en Perelada otra lectura escénica de la ópera ahora encargada a Calixto Bieito.

 
Carmen Jones cuenta en su reparto con Harry Belafonte, Dorothy Dandridge y Pearl Bailey. Intérpretes idóneos para dar vida a este musical, cuya versión escénica se estrenó en Broadway en 1943.


Con dirección musical de Marc Piollet y dirección de escena de Calixto Bieito, Carmen se representa en el Liceo entre el 21 y el 30 de julio. Carmen es un verdadero arquetipo del género, de una popularidad sin parangón, objeto de admiración de músicos y artistas, y base de un gran número de adaptaciones. Innovadora por su concepción, tiene la grandeza que le proporciona una historia muy bien trabada y la extraordinaria inventiva melódica, armónica e instrumental de su música.

Carmen, de Georges Bizet

En 1944, en el filme de Leo MaCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su parroquia.