graciasportadadefesq

Si se tuviera que escoger la película más influyente en el moderno boom de la ciencia ficción, Star Wars (1977) tendría muchas posibilidades de ser la elegida. Sin embargo, si nos limitáramos a films que hayan inspirado copias más o menos exactas de sí mismos, la lista se reduciría considerablemente: probablemente incluiría a Alien (1979), Blade Runner (1982) o Terminator (1984); pero quizá la ganadora, con clara diferencia respecto al resto, sería Mad Max 2.

Con esa astucia narrativa que se filtra a través de la arena y los gases de combustión, George Miller retorna al páramo donde ideó la mítica saga que viene a completarse con esta sensacional película: un rally feroz, anclado en las fantasías apocalípticas de los ochenta.

"Happy Feet 2" (George Miller, 2011)

Han pasado cinco años desde la aventura narrada en Happy Feet. Mumble (Elijah Wood) y Gloria (P!nk) son ahora los padres de un polluelo, Erik (Ava Acres), a quien no le gusta bailar. Y ese es todo un inconveniente si tenemos en cuenta que Mumble ha convertido el país de los pingüinos en un musical permanente. Entretenida, tierna y llena de vistosos números, Happy Feet 2 no pasará a la historia de la animación, pero es un espectáculo familiar más que aceptable, que crece con la presencia de dos camarones inolvidables, Bill y Will (Matt Damon y Brad Pitt).

Tras el sonado éxito de Mad Max en 1979 y el de su secuela en 1982, George Miller y Byron Kennedy, productores de ambos largometrajes, barajan la posibilidad de realizar una continuación que recoja nuevas aventuras del solitario héroe de la carretera.

En 1982, George Miller regresa al páramo australiano para revisitar un universo feroz, a medio camino entre la fantasía heroica, el western y la ciencia-ficción.

George Miller, un joven director australiano, procedente del mundo del cine experimental, ve a Mel Gibson en Summer City e inmediatamente piensa en él como protagonista de su primer largometraje.

Pese a su carácter melodramático, El aceite de la vida (1992), se inspira en un suceso real.