logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

El miedo y el valor

Si alguien te hace huir estás perdido para siempre. Aunque nadie lo sepa, aunque pasado el tiempo nadie lo recuerde, aunque estés entre gentes desconocidas, tú lo sabrás y ese pensamiento no te va a dejar nunca. No se trata de heroicidades, sino de que hay veces en las que uno tiene que hacer lo que tiene que hacer.

La arquitectura de la emoción

Para Ana, Enriqueta y la chica que yo fui, las tres, en el patio de Arte, cualquier día…

(Antes de comentar la película, debéis saber que mi querido padre fue el autor de las grandes letras del cartel con el que esta película se exhibió en la Gran Vía de Madrid en los años 50. Por entonces se dedicaba a rotular).

El destino se cruzó en el camino de Carl Foreman demasiado pronto. Lástima. Un destino en forma de jauría de perros rabiosos, ávidos de sangre de guionista izquierdista, embravecidos por una guerra reciente y la supuesta necesidad de cultivar hasta la locura el rancio mandato de los Padres Fundadores. No fue el único, porque la nómina se eleva por encima de los dos centenares de artistas agraviados y vituperados por el cisma sonrojante del Comité-McCarthy, pero sí uno de los más significativos. Al menos, lo fue en lo que el rastro de sangre de la jauría salvaje dejó tras la producción de la película Solo ante el peligro (High Noon): persecución, exilio, vergüenza, delación...

Este filme protagonizado por Gary Cooper es un clásico indiscutible del cine de aventuras. Ambientada durante la dominación colonial británica de la India, la peripecia que nos relata tiene todos los ingredientes del género: contiene excelentes escenas de acción, y resalta los valores clásicos de la amistad, jerarquía, patriotismo... El director Henry Hathaway consiguió con esta película su única nominación a los Oscars.



Un clásico del cine de aventuras basado en la maravillosa novela de P.C. Wren.