graciasportadadefesq

No es mucho lo que un viejo lector de tebeos le pide a una película de estas características.  Si lo pensamos bien, el problema ‒para quien quiera verlo‒ es que hemos convertido el subgénero de los superhéroes en algo que sólo llegó a ser raramente: algo profundo y tirando a serio, con una gravitas desproporcionada.

Es difícil no adentrarse en esta película sin recordar inmediatamente esos buenos momentos que nos ha deparado el cine clásico de aventuras, con toda su carga de entusiasmo, encanto y diversión.