graciasportadadefesq

Aunque la familia de los tálpidos (Talpidae) excava sus madrigueras en medio mundo, escribo estas líneas pensando en las dos especies que me resultan familiares, Talpa europaea y Talpa occidentalis. Les hablo, por tanto, del topo menudo y aterciopelado que, de cuando en cuanto, revela su presencia con esos montículos de tierra tan frecuentes en huertos y jardines.

¿Por qué debemos hablar sobre unicornios en un espacio de divulgación científica? ¿Acaso no es evidente que se trata de una criatura mitológica? Desde los tiempos en que Plinio lo mencionó en su Historia Natural, este prodigioso animal no ha dejado de fascinar al ser humano, incluso en épocas en las que su existencia era tan dudosa como las del hipogrifo y los dragones.

¿Qué hemos captado en esta fotografía? Bajo el agua, agarrada a una roca para no verse arrastrada por la corriente, esta criatura no es fácil de identificar, a no ser que uno sea aficionado a la entomología, un pescador fluvial o ambas cosas al mismo tiempo.

Determinados dichos son bastante rotundos, tirando a mucho, y sin embargo, esconden grandes inexactitudes. En todo caso, si me diese por aburrirles con observaciones pesadísimas, seguro que emplearían contra mí la expresión que hoy vengo a comentarles.