Virtud y fortuna

Dice Maquiavelo, palabra más o menos, que el buen príncipe, a quien hoy llamamos dirigente, ha de reunir dos cualidades: una personal, la Virtud, y otra objetiva, la Fortuna. Cuando ambas se juntan, el príncipe triunfa y, aunque no sea amado, será respetado y temido.