Trestesauros500

A principios de los años ochenta, cuando la competencia de los videoclubs ya era un hecho, los dueños de algunos cines de barrio y cinestudios pensaron que programar tres películas seguidas podía ser una oferta atractiva. El caso es que acertaron. Y así fue como muchos nos aficionamos al terror: disfrutando ‒o no‒ de proyecciones en cadena, donde la cantidad era infinitamente más importante que la calidad.

Durante los años sesenta, la ciencia-ficción más tecnológica está de moda en lo literario, y ello conviene a los guionistas, que se esfuerzan por dar profundidad y verosimilitud científica a sus argumentos.

Aunque su ambientación postapocalíptica sugiera lo contrario, 1997: Rescate en Nueva York (Escape from New York, 1981), de John Carpenter, es una cinta repleta de referencias clásicas.