graciasportadadefesq

¿Recuerdan Línea mortal (Flatliners)? No se preocupen, casi nadie lo hace. Más allá de la presencia de una recatada Julia Roberts en pleno auge y de Kiefer Sutherland soltando la célebre frase cheroqui “Es un buen día para morir”, aquel film de 1990 no se cuenta entre lo más memorable del director Joel Schumacher.

La referencia estética del mexicano Día de Muertos se ha vuelto muy popular durante los últimos años en las celebraciones de Halloween de todo el mundo. Es raro salir esa noche y no toparse con una muchacha disfrazada de la Catrina, así que era irremediable que surgiera una película como El Libro de la Vida.



Todos los movimientos giran en torno a un líder. Pero el tiempo pasa, se alcanzan los objetivos por los que luchaba el líder, y lo más normal es que se olvide el peso que llegó a tener esa persona.



Díaz-Yanes sabe aprovechar una estructura narrativa que se consolida a medida que avanzan las secuencias. Aunque no se trate de una obra redonda, la película tiene estilo y acredita el buen hacer de su director.