logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Los gorilas de montaña fueron calificados de ariscos habitantes de la selva africana porque hasta bien avanzado el siglo XIX eran casi completamente desconocidos por los occidentales.

En marzo de 1969 la joven canadiense Birutė Galdikas estaba presente en una conferencia pronunciada en la Universidad de California por el antropólogo Louis Leakey. En su discurso, el científico hacía hincapié en el valor de los grandes simios y en la proximidad del peligro de extinción que corrían, acentuando dramáticamente la terrible pérdida que significaría la desaparición de tan peculiares animales de nuestro planeta.

En la primavera de 1957, Jane Goodall era una joven de veintitrés años que acababa de llegar a Kenia desde Inglaterra con «la esperanza de poder trabajar con animales». Por esta razón decidió dirigirse al Coryndon Museum, hoy Museo Nacional de Nairobi. Una vez allí, entró en contacto con el conservador de ese museo, el afamado antropólogo Louis Leakey.

A Jean Jacques Rousseau le debe el imaginario occidental la efigie del noble salvaje, libre y solitario. El árbol genealógico que los grandes simios nos depara estampas similares. Impresiona, en este aspecto, la presencia selvática del orangután, ese vagabundo pelirrojo que, durante sus primeros meses de vida, resulta tierno y conmovedor, pero que luego crece, para convertirse en un individuo formidable, de fuerza colosal.