graciasportadadefesq

A lo largo de los años, los aficionados al cine han recurrido al término “película Sundance” para referirse a determinadas producciones independientes norteamericanas (estadounidenses y/o canadienses), que generalmente pasan por el célebre festival creado por Robert Redford y que, pese a ser muestras de cine alternativo, suelen compartir ciertos rasgos estéticos y narrativos reconocibles por parte de la cinefilia.

Antes de realizar ninguna consideración sobre esta hermosa película negra del moderno cine norteamericano, conviene subrayar lo difícil que ha sido poder verla. Sólo se exhibe en tres cines de Madrid, sólo tres salas han apostado por Cine de calidad, predestinado a ser carne de DVD en pocas semanas (¿ésta? ¿la próxima?), mientras en los multicines de palomitas y “emanems” se estrenan cada viernes docenas de películas sin historia, imposibles de digerir.