logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Leí en 2003 el mítico libro de Nik Cohn Awopbopaloobop Alopbamboom, publicado en 1969. Se considera que es la primera obra dedicada a la música pop y rock.

Desde que tenía doce años, el aracnólogo alemán Peter Jäger es fan del recientemente fallecido David Bowie: “Era mucho más que un gran cantante”, confiesa el científico, entristecido por no haberle podido conocer en persona. Sin embargo, su nombre quedará siempre unido al del artista británico: en 2008 llamó a una nueva especie de araña en honor a su ídolo, que tocó en los años 70 junto a la banda Spiders from Mars. 

El mercurial David Bowie ha abandonado la cápsula orbital, y el mundo se ha convertido en un lugar más desdichado. Desde que sus circuitos se colapsaron [murió el 10 de enero de 2016], no hay duda de que algo va mal, al menos para aquellos que aún permanecemos en el Planeta Tierra.

¡La ciencia no es magia!

Es curioso comparar dos películas que hablan de magia pero que, a diferencia de Harry Potter, recurren constantemente a la ciencia y la técnica.

Un fragmento de la Sinfonía de los Planetas, de Gustav Holst, animaba musicalmente el tráiler original de esta película, en el que su protagonista, David Bowie, es presentado como "un fenómeno de nuestra época". Ese detalle publicitario nos reafirma una categoría que esta cinta alcanzó en poco tiempo: la de cult movie. Eso sí, con un alma y unos valores típicos de los setenta.

Tenía yo una serie de artículos programados. Y les prometo que me había esforzado por traerles melodías alegres, más positivas, más ligeras, después de hablar de Suicide en mi anterior entrega. Les prometo, y prometo al editor de la revista, que esos artículos están ahí; prometo traerles a Arcade Fire, a Arctic Monkeys, a The Ballet, a Miles Kane e, incluso, folk moderno de Bon Iver, Tame Impala o Death cab for cutie. Todo eso llegará.

Primal Scream: "More Light"

Probablemente tuvo bastante que ver su puesta en vivo del célebre e icónico Screamadelica (Creation, 1991)  –que los trajo hasta Chile– lo que los fue motivando a ir gestando este ya décimo disco. Después del refrito de sus dos últimos trabajos, pasados a rock más comercial e intentos en forzar la fiesta, Gillespie y sus partners nos presentan lisa y llanamente su mejor obra desde esa otra mole que fue XTRMNTR(Creation, 2000).

La prensa ha dejado claro que con el retorno de Bowie a la sala de grabación, también recuperamos a un clásico: “Al décimo año… David Bowie resucitó” (El País). “David Bowie y las (buenas) sorpresas” (El Mundo). “Bowie, la espera valió la pena” (La Razón). “Bowie en expansión” (El Periódico).



Cuando la palabra precuela aún no era tan habitual, David Lynch decidió rodar una de su popular serie televisiva.