Trestesauros500

Hay quien habla de las películas de Belén Rueda como un subgénero dentro del cine español. Está bien, soy yo quien lo dice. No tiene nada de malo: al fin y al cabo, no es tan común que una actriz gane legítimamente su lugar dentro del terror, al margen de la categoría de jovenzuela scream queen.

Para los espectadores que no vivimos en aquel país, es normal dejarnos llevar por los prejuicios y la mala memoria, y asociar el cine argentino a El hijo de la novia y sucedáneos, pero Relatos salvajes se carga de una patada esa imagen simplificada.