Trestesauros500

Cualquiera que tenga la escritura como profesión ‒o cualquier autónomo que trabaje desde casa‒, se sentirá identificado con el retrato que se hace de ese coloso de la literatura que es Charles Dickens en esta deliciosa película, un film británico que relata la creación a contrarreloj del clásico Cuento de Navidad.

Causa cierta frustración que las nuevas películas de directores a los que admiramos se estrenen directamente en plataformas digitales. Sucede con El apóstol, un film cuyos encuadres y escenarios piden a gritos una pantalla cinematográfica y no una televisión, una tableta o (qué horror) un teléfono móvil. Pero menos es nada, supongo.

Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella en las redes sociales españolas. Pese a todo ello, su cine nunca ha funcionado bien en taquilla y sigue siendo un desconocido para el público general.

Pese a todo, aún hay espacio para el cine adulto en Hollywood, como demuestra esta película... Bueno, vale, no es una película hollywoodiense, sino una coproducción entre Israel y Estados Unidos de expectativas comerciales modestas. Pero cuenta con la (¿ex?) estrella Richard Gere como protagonista y con la participación de notables secundarios, como los veteranos Steve Buscemi, Michael Sheen y Hank Azaria, o el cada vez más presente Dan Stevens.

En los últimos años hemos asistido complacidos a dos peculiares versiones libres de sendos clásicos del cine, Raíces profundas y La sombra de una duda. Los títulos de esas adaptaciones son, respectivamente, Drive y Stoker.