graciasportadadefesq

Clint

Había una vez un «galán recio», de buenas pintas, algo cachas, con grandes ojos claros que se creían irresistibles y una actitud de cazador ante el género femenino, como diciéndose: «Ninguna se me escapa y mi mejor glamour es poner cara de amenaza».

¿Cómo se le llama a posar un avión en un río para salvarlo de estrellarse contra un edificio? ¿Aterrizaje de emergencia? ¿Amerizaje de emergencia? Es un río, no tierra ni mar. ¿Como se le llama a eso, entonces? Un buen susto, esa es la expresión más acertada.

Hay tres tipos de seres: ovejas, lobos y perros pastores. Y cada uno puede elegir lo que quiere ser. Las ovejas piensan que todo el mundo es bueno y que nadie va a atentar contra ellas, y se acaban convirtiéndose en las víctimas de los lobos, que atacan siempre que pueden amparándose en la debilidad de las ovejas. Si decides ser un perro pastor, dedicarás tu vida a salvar a las ovejas de los lobos y a proteger al mundo del Mal.

Es fácil imaginar la sonrisa burlona de Clint Eastwood ante las apasionadas (y despistadas) reacciones en contra y a favor de esta película por parte de exaltados y demagogos del calibre de Michael Moore o Sarah Palin.

Pocas veces en la filmografía de Clint Eastwood se puede encontrar una sucesión de momentos de extrema violencia y muerte como en The Outlaw Josey Wales. La narración no da pie al respiro, lleva al espectador prácticamente sin posibilidad de relax de un enfrentamiento armado a otro, de una situación límite a la siguiente, al ritmo del itinerario físico y moral que sigue “el mismísimo diablo”, como define al protagonista ese viejo cherokee civilizado que es Chief Dan George (no debe olvidarse: el segundo nombre que aparece en los créditos de la película).

El particular y acerado estudio sobre la violencia en América que Clint Eastwood viene realizando desde que dirigió su primera película Escalofrío en la noche (Play Misty for me, 1971), incluso desde mucho antes con sus personajes sin nombre para los films de Leone y Siegel, se detiene con Un mundo perfecto en una de sus estaciones término.



Si el buen cine engorda, he vuelto a fracasar en mi dieta. J. Edgar es un biopic sombrío, fascinante y revelador. Casi tanto como el verdadero J. Edgar Hoover.

"Mystic River" (Clint Eastwood, 2003)



Nada más leer Mystic River, la novela de Dennis Lehane, Clint Eastwood tuvo el deseo de llevarla a la pantalla. “Leí el libro y me decidí inmediatamente”, dice. “Es un relato fascinante con enormes posibilidades para su adaptación al cine. Sus personajes son complejos e interesantes y están muy bien definidos”.



Adaptada para la gran pantalla por Paul Haggis, guionista ganador de un Premio Emmy, Million Dollar Baby se basa en un relato corto de la colección Rope Burns, de F.X. Toole.



Del ganador del Oscar de la Academia Clint Eastwood (“Million Dollar Baby,” “Sin perdón”) llega la historia nunca contada de los soldados japoneses y de su general que, 61 años atrás, se defendieron de la invasión de las fuerzas americanas en la isla de Iwo Jima.