graciasportadadefesq

La imagen de ese Matt Damon empequeñecido, dispuesto a reinventar su vida en una ciudad liliputiense, puede ser interpretada como una metáfora de su propia crisis existencial. Por otro lado, esta fábula de Alexander Payne, bajo su apariencia de comedia de ciencia-ficción, sugiere también una identificación entre esos seres reducidos al tamaño de duendes y la única salida que le queda al ser humano para escapar de una catástrofe económica o medioambiental: buscar la euforia sin hacerse notar, reducir los gastos... En definitiva, decrecer.

Los temas principales de la nueva entrega bondiana de Sam Mendes son la venganza, la pasión a contracorriente y el peligro de unos servicios de inteligencia basados en la tecnología y no en la voluntad humana. Dicho así, parece que 007 Spectre aspira a una reflexión de altos vuelos, pero no se inquieten. En realidad, Mendes, consciente de lo que el público espera, nos invita a subir a una montaña rusa llena de rizos, curvas y tirabuzones.

Me confieso seguidora de la carrera de Tim Burton. Sin embargo, hasta los admiradores incondicionales, como yo misma, empezábamos a estar cansados del exceso de “timburtonismo” en el que parecía haberse encerrado el director en sus últimos trabajos. Y por respeto a la obra de Burton, no incluyo entre estos su versión de Alicia en el país de las maravillas, que me ha resultado imposible ver más allá del primer cuarto de hora.

Una pregunta que puede surgir viendo esta cinta de Terry Gilliam es si el veterano innovador se está imitando a sí mismo. Esta cuestión se plantea en cada nueva obra de un autor cinematográfico de marcada personalidad artística, ya sea Lars Von Trier, Tim Burton, John Waters, Pedro Almodóvar o James Cameron, por poner algunos ejemplos dispares.

En términos narrativos, son tan importantes como el héroe. Le dan a este último un sentido, una misión, un objetivo. Al enfrentarse al chico bueno –en la visión masculina de Hollywood hay pocas mujeres de acción–, sirven para que éste muestre sus cualidades y su lado más humano, sobre todo al verse atacado en lo que más quiere.

Django desencadenado es un viaje largo –165 minutos– pero divertido y apasionante, tanto desde el punto de vista cinéfilo como desde la perspectiva del espectador que quiere sólo disfrutar de lo lindo frente a la gran pantalla. Todos los ingredientes del cine de Tarantino, incluso los más imprudentes, tienen su lugar en este western de altos vuelos: una severa dosis de aventura, romanticismo, violencia, comedia y realismo sucio.

Crítica de "Un dios salvaje" (2011)



Al tiempo que se suceden los títulos de crédito, una cámara fija situada en un parque testimonia la pelea entre dos niños de once años. Uno de ellos pasa de las palabras a los hechos y atiza al otro en la cara con un palo, un golpe inesperado que deja como resultado dos dientes rotos. A los pocos días, los padres de los dos chavales se reunirán para tratar de limar asperezas, aunque las cosas no saldrán según lo previsto.



Las modas van y vienen, las nuevas tecnologías se imponen de manera apabullante y los usos sociales cambian, pero hay cosas que siempre funcionan. En este film Robert Pattinson, galán de moda, protagoniza un melodrama amoroso ambientado en el mundo del circo que incluye los tópicos de toda la vida.



Próximamente se estrenará The Green Hornet, y sus protagonistas, Cameron Diaz, Seth Rogen, Christoph Waltz, y Jay Chou, acompañados por el director Michel Gondry, nos reciben para hablar de esta singular comedia de acción.



En los años setenta, italianos y españoles se dedicaron copiosamente a los placeres de la serie B. Y lo hicieron sin sutilezas. Aquello era exploitaition en estado puro, y sin embargo, tenía un significado preciso: el entretenimiento popular no necesariamente debía ser de buen gusto.