Trestesauros500

Cualquiera que tenga la escritura como profesión ‒o cualquier autónomo que trabaje desde casa‒, se sentirá identificado con el retrato que se hace de ese coloso de la literatura que es Charles Dickens en esta deliciosa película, un film británico que relata la creación a contrarreloj del clásico Cuento de Navidad.

Cuando me recuerdan que hay que hablar de Charles Dickens con motivo de su bicentenario, doy a la razón a quienes se olvidan del calendario y mencionan al escritor inglés por un motivo menos coyuntural: Dickens es el padre de la novela moderna, y su influencia va más allá de las letras, a tal extremo que sin él resulta imposible explicar géneros como el guión cinematográfico.

"Humoristas", de Paul Johnson

Sirviéndose del humor negro, la sátira, el ingenio picante y el sarcasmo más ácido, Paul Johnson repasa algunos de los intelectos que mejor han reflexionado sobre las locuras, pretensiones y debilidades de la condición humana con el mejor de los dones: el humor.

Escritas en tercera persona por Charles Dickens cuando éste aún no era el milagroso autor que convirtió la novela popular en alta literatura, estas Memorias son, como dice el tópico, el testimonio de una época y de un modo peculiar de entender el espectáculo.

Los fantasmas de Dickens

La Navidad de 1862, Dickens, que era practicante y aficionado a la magia empleó un Pepper's ghost en la representación de su Cuento de Navidad, celebrada precisamente el 24 de diciembre.

Uno de los comienzos más citados de la historia de la literatura es éste:

El duelo de honor. De Casanova a Borges

Lo sabemos gracias a Borges y a otros grandes antólogos. Una buena selección de relatos confiere a estos una nueva profundidad, como si el nuevo contexto generase valores inesperados en cada pieza. Gracias a ello, admiramos la policromía de ese nuevo repertorio, sobre todo cuando el orden se instaura sin forcejeos, con naturalidad, atendiendo al aire de familia que las obras comparten.

Un libro de relatos de Dickens siempre es una buena noticia para quienes entienden que la literatura, además de entretener como no puede hacerlo ningún otro arte, tiene un reflejo moral, sobre todo cuando nos permite adivinar en el destino del ser humano un punto de esperanza. Sumen a todo ello dos ingredientes alternativos –el misterio y el humor– y comprenderán por qué el universo dickensiano resulta imbatible.

 
El hijo de un humilde herrero es enviado a educarse a Londres gracias al dinero de un benefactor cuya identidad desconoce.



Quizá haya que proteger a Clint Eastwood de sus admiradores. No sé si será porque muchos aguardan que el realizador vuelva sobre sus pasos, pero Más allá de la vida (Hereafter) puede desconcertar a más de uno. Sin embargo, quienes no pierdan el respeto al maestro, disfrutarán de una película admirable, llena de revelaciones y enigmas intensos, construida sin que se note el esfuerzo.