graciasportadadefesq

Las leyendas urbanas y las historias de fuego de campamento tienen un rasgo común, y es que todas ellas se presentan como si fueran reales. En este tipo de relatos, la verosimilitud es un detalle esencial, y eso que suelen estar protagonizadas por fantasmas y otras criaturas de ultratumba.

Cualquier superproducción épica con una antigua civilización como telón de fondo supone un reclamo. Si además su publicidad presagia una prominente experiencia 3D, resulta doblemente atractiva, y si contiene una catástrofe natural de las características de Pompeya, con tsunami incluido, pensamos automáticamente en un éxito de taquilla. Sumemos a esto romance y venganza, y tendremos como resultado una película que contiene de todo: de todo menos alma.