Trestesauros500

Por culpa de esa bipolaridad que nos impone internet, parece que debemos formular nuestras opiniones de forma rotunda. Ya saben, dejándolas en el aire, casi sin justificación. Un libro, un cómic o una película son prodigiosamente buenos o espantosamente malos. Y eso hay que decirlo a quemarropa, antes de frenar en seco porque se acaban los 140 o 280 caracteres de turno.

Escritura y memoria. Lo que algunos autores logran alrededor de estos dos términos puede ser genial, pero no siempre resulta sincero. Carrie Fisher logra en estas páginas precisamente eso: convencernos de que hay una verdad que va asentándose a lo largo del relato, convertido hoy, tras la inesperada muerte de la actriz, en una suerte de autobiografía póstuma.

John Belushi murió a los treinta y tres años ejecutado por su volcánica exuberancia (y por una exuberante dosis de speedball) en un lujoso hotel de Sunset Boulevard.