Trestesauros500

Las distopías futuristas no tienen por qué seguir el modelo visual de Blade Runner o Mad Max. José Luis Cuerda utiliza un edificio de hormigón feísimo, un bosquecillo y unos fondos (evidentemente) falsos de Monument Valley para ofrecernos una sátira no muy sutil, pero sí divertida, absurda y poética del mundo actual. Bueno, del mundo en cualquier momento, en realidad.

Pido de antemano excusas a la RAE si se me cuela alguna tilde en el “Solo” del título de esta película, pero no es fácil enseñar trucos nuevos a un perro viejo.

Diálogo con Álex de la Iglesia



El delicioso edificio del madrileño Circo Price ha sido el lugar elegido para que el abundante equipo artístico de Balada triste de trompeta presente su trabajo, aunque ha quedado bien claro que el jefe de pista de este espectáculo es Álex de la Iglesia, cuya magnífica oratoria siempre resulta tan espectacular como sus películas.