El cine independiente (ajeno a las grandes productoras y a los circuitos comerciales masivos, con propuestas diferentes a las tendencias populares de turno, al menos en teoría) siempre ha existido, pero estuvo especialmente de moda durante la década de los 90 del pasado siglo.