graciasportadadefesq

Villeneuve sabe que en su film es necesario que hable el pasado. Al fin y el cabo, Blade Runner 2049 es una secuela ‒una magnífica secuela‒ de un clásico que, a pesar de su edad, sigue definiendo en nuestro imaginario ese porvenir oscuro, condicionado por la biotecnología, por la inteligencia artificial y por los desastres medioambientales.

La década de los ochenta supuso la maduración definitiva de la ciencia ficción cinematográfica gracias a un puñado de realizadores con talento que supieron trascender la acartonada imagen del futuro que tan a menudo había lastrado el género en su vertiente visual. Para ello, contaron con el apoyo del éxito que obtuvo Star Wars (1977), éxito que demostró que la ciencia ficción podía ser rentable más allá de lo que jamás hubiera soñado nadie.



El primer hombre en proveer a una célula de ADN artificial, Craig Venter, dio el 12 de julio una conferencia en el Trinity College de Dublín con el título '¿Qué es la vida?' en la que afirmó que el siguiente paso hacia la vida totalmente sintética "se logrará muy pronto". Fue un homenaje a la charla del mismo nombre que en 1943 pronunció el físico Erwin Schrödinger y que abrió la mente de los biólogos moleculares de la época. Entre ellos, James Watson, descubridor de la doble hélice de ADN, que a sus 84 años también ha participado en ESOF 2012.



El 25 de junio de 2012 se cumplieron tres décadas del estreno de la película Blade Runner, la obra maestra de la ciencia ficción dirigida por Ridley Scott. El paso de los años no ha hecho sino agrandar el mito de un filme que metió precozmente el dedo en la llaga en cuestiones que van más allá de lo cinematográfico, como la robótica y la inteligencia artificial, con implicaciones filosóficas.

Cyberpunk

Aunque el lector pertenezca a una generación que desconozca casi todo sobre la subcultura hacker, a buen seguro tendrá referencias certeras del cyberpunk, un subgénero de la ciencia ficción al que pertenecen clásicos como Blade Runner, y que ha dado lugar a libros, películas, videojuegos, tendencias pop e incluso modas en el vestir.